Lima. Perú registraría un superávit comercial de US$307 millones entre noviembre y diciembre de este año, gracias a una gradual mejoría en las exportaciones y un aumento moderado de las importaciones, indicó el Área de Estudios Económicos del Banco de Crédito del Perú (BCP).

Sin embargo, indicó, la balanza comercial mantendrá el saldo negativo observado en lo que va del año y al cierre del 2013 se registraría un déficit comercial de US$625 millones, de acuerdo con el Reporte Semanal de Estudios Económicos del BCP.

"El déficit comercial podría reducirse toda vez que se observan menores caídas de volúmenes exportados, principalmente de los productos tradicionales. Asimismo, la moderación en el crecimiento de las importaciones atenuaría el resultado negativo y contribuirá al resultado acumulado de noviembre y diciembre", dijo.

Recordó que en octubre del 2013 la balanza comercial registró un déficit de US$355 millones, frente al superávit observado en agosto y septiembre (en ambos casos US$165 millones).

En consecuencia, en los primeros diez meses del año la balanza comercial acumuló un resultado negativo de US$932 millones, ante el superávit de US$3.975 millones, registrado en el mismo periodo de 2012, e incluso pese a las revisiones al alza en los datos de meses previos.

El resultado de octubre se obtuvo debido a que las exportaciones cayeron -12,4% comprado a similar mes del año anterior, alcanzando US$3.413 millones, mientras que las importaciones retrocedieron 0,8%, alcanzando US$3.767 millones.

En lo que va del año, las exportaciones han acumulado una contracción de 9,5%, mientras que las importaciones mostraron un crecimiento de 3,7%.

El desempeño de las exportaciones en octubre de este año, respondió principalmente a la caída en precios (-11%), seguida por la de volúmenes (-1,5%).

Estos últimos se vieron afectados por los menores embarques de cobre (-2,6%) y plomo (-46,9%), atenuados por un ligero incremento de oro (2,4%). Además, se observó una reducción en el petróleo y sus derivados (-19,5%), gas natural (-18,3%) y harina de pescado (-33,6%).

Con respecto a los productos no tradicionales, la caída la lideraron los productos siderometalúrgico (-14,2%) y pesqueros (-16,2%).

En el caso de los precios de las exportaciones, la caída se debió principalmente a los bajos precios de los productos tradicionales, como el oro (-24,7%), plata (-31,4%) y el café (-23,9%).

La disminución de las importaciones respondió a la caída de 4,4% en los precios que no pudo ser compensada por el incremento en el volumen (3,4%).

En términos nominales, el retroceso de las importaciones se debió a una caída en insumos (-5,2%), liderado por las materias primas para la agricultura (-14,5%) e industria (-11,6%).

Dicha disminución fue atenuada por el crecimiento de las importaciones de bienes de consumo (7,7%) y en menor proporción por la mayor importación de bienes de capital (3,1%).