Así como hubo un aluvión positivo de propuestas e interesados una vez a probada la ley que regula el mercado de la marihuana, también surgieron anunciados reparos que amenazan la supervivencia o la aplicación algunos de sus puntos.

¿Monopolio estatal?. Varios legisladores de la oposición están convencidos de que la ley es inconstitucional y así lo hicieron saber durante el debate del martes. El senador Luis Alberto Lacalle marcó sus dudas respecto a la mayoría parlamentaria que se requiere para aprobar el artículo 2 de la ley de la marihuana, que a su entender crea un monopolio. Ese artículo establece que el Estado “asumirá el control de la regulación de las actividades de importación, exportación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución del cannabis y sus derivados”. Para Lacalle, el Estado tendrá un nuevo monopolio y para ello requiere el apoyo de una mayoría especial del Senado. El proyecto de la marihuana se aprobó con mayoría simple, con los 16 votos del Frente Amplio.

Otra inconstitucionalidad. Los senadores marcaron también que la norma aprobada el martes entra en colisión con el artículo 44 de la Constitución. “El Estado legislará en todas las cuestiones relacionadas con la salud e higiene públicas, procurando el perfeccionamiento físico, moral y social de todos los habitantes del país”, dice la carta magna. El senador y ex ministro de Salud Pública, Alfredo Solari (Partido Colorado) , dijo que la marihuana “no es inocua”, “ es dañina”, “crea dependencia” y por eso atenta contra la salud. Jorge Larrañaga también afirmó que “hay graves problemas de inconstitucionalidad” y recordó que organismos internacionales advirtieron que la norma va contra lo firmado por Uruguay.

Creación de cargos. La aparición del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) fue otro de los aspectos señalados como ilegales por crearse un organismo y un cargo rentado cuando falta menos de un año para las elecciones nacionales, lo que también está vedado por el artículo 229 de la Constitución. “Ahora estamos batiendo el récord de crear dos leyes inconstitucionales en el mismo día”, comentó el senador Pedro Bordaberry (Partido Colorado), en relación a la ley de la marihuana y la llamada ley de medios que se aprobó simultáneamente en Diputados (ver página 6).

La violación a la ANEP. Para tirar abajo una ley por la vía del recurso de inconstitucionalidad hay que ser afectado por ella y que la Suprema Corte de Justicia lo acepte de alguien que tiene legitimidad para recurrirla. Uno de los que podría hacerlo es el director nacionalista en el Codicen, Daniel Corbo, quien cree que el texto votado viola la autonomía de la ANEP al obligarlo a crear una materia en concreto.

Los tratados internacionales y la queja de la ONU. La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, órgano de las Naciones Unidas que vigila el cumplimiento de los tratados, lamentó la aprobación de la ley de la marihuana en Uruguay, país que suscribió convenciones sobre drogas. En un comunicado afirmó que no se tuvo en cuenta el impacto negativo en la salud. La Convención sobre Estupefacientes de 1961, adoptada por Uruguay, solo contempla el uso del cannabis para fines médicos y científicos y esta ley la viola.