Panamá, Xinhua. El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, reafirmó hoy en Panamá la disposición de la Unión Europea (UE) a seguir apoyando el proceso de integración de Centroamérica.

Confirmó además un acuerdo de cooperación no reembolsable por €14M (más de US$19M) aprobado por el bloque europeo para ayudar a reforzar la seguridad de los países de la región.

Durao Barroso hizo estas declaraciones en el marco de la 42 Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), que se realiza en la localidad de Buenaventura, provincia de Coclé, a unos 120 kilómetros al oeste de la capital panameña.

Durante la cumbre se oficializó además el ingreso de la UE como observador del SICA.

Durao Barroso resaltó que el enfoque que mencionó explica la decisión tomada antes en la UE de dar un apoyo de cooperación por el orden de los €900 millones de euros (alrededor de US$1.237M) a la región para entre 2014 y 2020, y al haber sido además la UE el principal donante de la región entre 2007-2013.

Detalló que del monto señalado, €120M (US$164.8M9 serán destinados a la cooperación regional y el resto para la cooperación bilateral, y que este aporte es una manifestación muy concreta del propósito que se tiene.

El representante de la UE subrayó que se identificó para la futura integración y como esenciales de la agenda comercial centroamericana las áreas de la integración regional, la seguridad y la lucha contra el cambio climático.

Reconoció que el reto futuro será diseñar los programas para lograr los impactos esperados en los campos señalados.

El presidente de la CE recordó que el compromiso de la UE con el tema de la seguridad no es algo reciente, ya que Centroamérica fue de hecho la primera región en la que el bloque europeo desempeñó un papel importante en la promoción de la seguridad, de la paz y de la democracia, y al haber dado apoyo para la reducción de conflictos desde los años 80.

Reconoció que preocupa a todos el riesgo en materia de seguridad que tiene Centroamérica, y que admitió supone un obstáculo para el desarrollo y que puede llegar a representar una amenaza para la estabilidad.

Durante el acto el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, alabó por su parte el interés en profundizar el diálogo regional en Centroamérica, y aseguró que este es el momento para redimensionar el posicionamiento estratégico regional, y definir los alcances y la dinámica del proceso de integración, de manera compatible con las estrategias nacionales de desarrollo y teniendo en cuenta las fortalezas en materia de servicios y logística.

Expresó la confianza en la capacidad de Centroamérica para superar los retos por venir, y consideró importante articular sinergias y para poder articular las complementariedades, fortalecer la integración y poder enfrentar las amenazas.

"El interés de los inversionistas europeos es un signo positivo de que Centroamérica es una región estable y muy atractiva, debido a su creciente proceso de desarrollo", sostuvo el mandatario panameño, que estimó además importantes los esfuerzos para la mejora de la infraestructura y de la mano de obra calificada en la región, y que, recalcó, son incentivos para la atracción de inversiones.

El jefe de Estado panameño consideró además que el Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica se ha constituido en un nuevo eslabón que fortalece el engranaje comercial centroamericano con el objetivo de insertar a la región en una economía cada vez más globalizada interdependiente.

"El Acuerdo (de Asociación) es un mensaje sólido a la comunidad internacional de que los países centroamericanos son socios confiables y capaces para emprender y con concluir una negociación exitosa de libre comercio", puntualizó el jefe de Estado panameño.

Reconoció que la negociación del Acuerdo de Asociación fue un reto histórico, al constituirse en la primera negociación exitosa región a región, y observó que el reto ahora debe estar en la voluntad de concluir los procesos de ratificación para concluir la implementación integral del compromiso en el más pronto plazo posible.

Martinelli destacó también la importancia del diálogo político en Centroamérica, con el acompañamiento de la UE y reconoció la urgencia de apoyo frente a los altos costos que las actividades ilícitas imponen a los países de la región.

La Cumbre, que comenzó el miércoles, concluirá mañana, y con la presencia, además de Martinelli, de los presidentes de República Dominicana, Danilo Medina; de Guatemala, Otto Pérez Molina; y de delegados de Belice, El Salvador, Honduras y Nicaragua, además del presidente del SICA, Hugo Martínez.