El presidente de Honduras Porfirio Lobo pidió a sus ministros que envíen esta semana sus cartas de renuncia, tal como lo hacen todos los años, aunque en este caso será en función de la transición al nuevo gobierno.

En Consejo de Ministros, Lobo hizo la petición a sus funcionarios y les recordó que ya finaliza su período, pero que dependerá de las nuevas autoridades si son ratificados o reemplazados en el cargo.

El mandatario hondureño mencionó el proceso actual de transición y que la renuncia del actual gabinete permitirá al nuevo gobierno ir avanzando en el tiempo y ejecutando acciones que considere convenientes.

"Comparto esto porque quiero pedirles que todos estén como listos, que la manden mañana u hoy en la tarde la renuncia, como la hacen todos los años, para que el gobierno del presidente electo considere si ratifica a alguien".

Lobo dijo que "no hay razón para que esta transición no sea armónica" y consideró una ventaja que tanto él como Juan Orlando Hernández pertenecen al mismo partido político, en comparación a otros casos en que el presidente saliente y el entrante son de institutos distintos y la "cosa es difícil y tirante".

Sin embargo, les dijo que no puede ofrecerles más, en relación a la posible continuidad en el cargo, tanto para sus correligionarios como de otros partidos, porque "cada personas es un mundo" y tiene derecho a elegir a las personas con las que va a gobernar .

"El temas es que se me reclama porque algunas veces sienten que los que llegan son prepotentes, pero ya hablé de eso con el presidente electo y les transmitó el mensaje, porque él (Hernández) no está de acuerdo con eso, que sería la transición entre opositores".

Además le pidió a sus correligionarios que "no se enojen conmigo ni con el presidente electo, como me mandó a decir alguien que 'mal pagaba el diablo a quien bien le sirve'". En ese sentido, reiteró que el nuevo gobierno puede desde ya considerar que hay ciertos puestos en los que se cambiará a la gente antes de terminar esta administración y continuará después del 27 de enero.

Lobo tomó el caso de la nueva titular de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), Miriam Guzmán , cuyo acuerdo él firmó, pero fue una decisión del presidente electo Juan Orlando Hernández.

El mandatario saliente reconoció que "me cayó como balde de agua fría" el mensaje, pero les recordó que pese a ser amigo de Hernández, no puede ofercerles nada más. Lobo agradeció en varias ocasiones a los ministros que permanecieron con él, aun después de las elecciones, y les aseguró que se les reconocerán sus derechos al terminar su período.

"Gracias a Dios y al pueblo hondureño por la oportunidad que me dieron, sé que mi equipo es hasta el 27 de enero, pero hay que dejarlos que hagan los cambios".

El presidente de Honduras sostendrá esta tarde un almuerzo con los ministros y les recordó que les cantarán "Las golondrinas", ya que están a pocos días de finalizar su período. A pocos días de finalizar su mandato, comenzó la mudanza en Casa Presidencial , donde el propio Lobo y sus funcionarios comenzaron a desocupar las oficinas, a fin de facilitar la instalación del nuevo inquilino. Mientras decenas de empleados públicos también se mantienen a la expectativa, ya que no saben si continuarán en sus puestos de trabajo después del 27 de enero.