La nueva opción que diseñó el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para la última ronda de los Consejos de Salarios del actual gobierno –que buscaba evitar la inercia inflacionaria que genera aplicar ajustes corregidos por el Índice de Precios al Consumo (IPC) pasado– tuvo poco acogida entre empresarios y trabajadores.

Un informe que presentará el Ministerio de Trabajo con la evaluación del 70% de los acuerdos que se procesaron hasta el momento, relevó que sólo el 4% de los convenios optó por la fórmula que sugirió Economía. La propuesta habilita ajustes nominales mayores y deja de lado el pago de correctivos por inflación pasada. Sin embargo, el 96% de las mesas de negociación se inclinó por la “vieja fórmula” que instauró el Frente Amplio desde que se reactivaron los Consejos de Salarios, que ofrece el centro del rango meta de inflación (5%), un porcentaje de recuperación real –que varía según la realidad de cada sector– y correctivos por la inflación pasada.En el MEF veían con “preocupación” el impacto negativo que genera sobre el control de la evolución de los precios esa fórmula de ajuste y, por ese motivo, desde principios de año los técnicos de esta cartera comenzaron a trabajar para ofrecer una alternativa para la ronda salarial que involucra a medio millón de trabajadores.

En una entrevista con El Espectador a principios de ese año, el jefe de la Asesoría Macroeconómica, Andrés Masoller, admitió que a su cartera le “preocupa” que parte de los ajustes salariales estén “indexados” a la inflación pasada. Explicó que el esquema actual de un componente de inflación pasada y otro de recuperación “tenía una lógica más clara” cuando se trataba de recuperar el salario real perdido en la crisis de 2002. “Creemos que en un marco de más estabilidad de precios esa lógica de negociación debe ser revisada par ir hacia otros esquemas posibles que hay que discutir con los actores”, afirmó.

Poco tiempo antes de lanzar oficialmente la ronda que comprendía a más de 120 mesas de negociación en julio de este año, el MEF presentó la nueva fórmula con ajustes nominales ante empresarios y trabajadores.Cuando iba poco más de un mes de la negociación, el ministro de Economía, Fernando Lorenzo, volvió a insistir para que empresarios y trabajadores tuvieran en cuenta la nueva opción. “Nosotros estaríamos muy satisfechos si se toma esta nueva propuesta”, afirmó en el panel “¿Es posible reducir la inflación y mantener un tipo de cambio competitivo?” en las IV Jornadas Académicas y XV Jornadas de Coyuntura de la Facultad de Economía. Explicó que con el mecanismo que se viene aplicando hasta ahora, los ajustes de salarios toman del pasado los “shocks puntuales” de precios que ocurren por distintas razones y los trasladan al futuro.Sin embargo, desde un principio la propuesta de Economía encontró reparos e incertidumbre, sobre todo en los trabajadores que entendían que con un escenario de inflación elevada podían perder la recuperación de salario real que les aseguraba la opción de ajuste nominal. Asimismo, delegados de empresarios y trabajadores habían admitido que la opción del MEF fue “bastante compleja” de entender cuando fue presentada en el Consejo Superior Tripartito.

Amplio consenso. En diálogo con El Observador el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, informó que el 98% de los convenios recabados hasta el momento fue votado por consenso de las tres partes, es decir, empresarios, trabajadores y gobierno. El informe que presentará la cartera abarca al 70% de los convenios pero hasta ayer el 85% de las mesas había alcanzado un consenso para la extensión de su convenio salarial.Uno de los grupos grandes que aún resta es el sector rural (ver aparte). El ministro de Trabajo comentó que el 95% de los convenios se firmó a tres años, tal como había sugerido el Poder Ejecutivo en sus lineamientos. Asimismo, la amplia mayoría de las mesas optó por incrementos salariales anuales en lugar de semestrales.Por otro lado, Brenta confirmó que los incrementos de salario real por encima del 3% que había plateado el Ejecutivo se procesaron en los sectores con ingresos más sumergidos como supermercados, tiendas y limpieza. Adelantó que esta ronda culminará con un alza del salario real por debajo de la anterior. En ese sentido, indicó que “hubo aumentos moderados” en ramas industriales complicadas, en particular aquellas que se vieron afectadas por las trabas comerciales que instrumentó Argentina.