El Economista.com.mx En el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) se prevé que el crédito interno al sector privado llegará a representar 40% del Producto Interno Bruto (PIB). Lo anterior como efecto de la reforma financiera que proveerá a familias y empresas de mayor crédito y mejorará las condiciones de los préstamos otorgados. Y es que se espera que con ello se puedan materializar inversiones en proyectos productivos que no contaban con acceso al crédito en las condiciones actuales, lo que generará más empleos y una mayor acumulación de capital.

Destaca que en el 2012, en México el financiamiento interno al sector privado fue de 25,7% del PIB, que se incrementará hasta 40% del tamaño de la economía al cierre del sexenio. Para ello una de las estrategias del Pronafide será promover el financiamiento en mejores condiciones para fomentar un mayor bienestar y desarrollo económico.

Blindaje financiero. Las líneas de acción se centrarán en promover la participación de la banca comercial y de otros intermediarios regulados en el financiamiento de sectores estratégicos, incentivar la portabilidad, de manera que se facilite la movilidad de los clientes de las instituciones financieras, fomentar mejores condiciones de otorgamiento de crédito considerando la perspectiva de género, fortalecer el funcionamiento de los mercados financieros y de capitales para facilitar el acceso de las actividades productivas al capital, propiciar la entrada de nuevos participantes en el sistema financiero mexicano, promover la competencia entre los participantes y favorecer la coordinación entre autoridades para propiciar la estabilidad del sistema financiero.

Se pone de manifiesto que el gobierno cuenta con US$250.000 millones para enfrentar los choques externos mediante reservas internacionales por US$174.000 millones y una línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional por US$73.000 millones.

Este blindaje se completa con el programa de coberturas petroleras.

*Lea además en El Economista.com.mx