Eleconomista.com.mx. Tras el fallido intento de venta con la inglesa Alliance Boots, Grupo Casa Saba anunció el martes la firma de un contrato de compraventa con las estadounidenses Pharma Equity Global Fund y World Global Equity, que incluye las operaciones de su división de distribución y venta al mayoreo de productos farmacéuticos por 4.500 millones de pesos (US$347,5 millones).

Mediante un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, la distribuidora mexicana detalla que el acuerdo comprende la asunción de la totalidad de los pasivos relacionados con este negocio, así como todos sus inmuebles y activos operativos, y está sujeta a las autorizaciones correspondientes.

La operación se realiza en un mercado en el cual la distribución mayorista de medicamentos, que se concentraba en Casa Saba, Fármacos especializados, Marzam y Nadro, las principales cuatro distribuidoras en el país han visto disminuida su participación de 71% hace cinco años a 58% el año pasado, producto del aumento en convenios directos entre los laboratorios farmacéuticos con cadenas de farmacias y autoservicios.

“Los recursos netos provenientes de dicha transacción serán destinados a la reducción de pasivos bancarios a nivel de Casa Saba. Como resultado de esta operación, Saba de enfocará exclusivamente al negocio de farmacias en México y Chile y su franquicia de GNC Brasil”, según hizo público la compañía mexicana.

El anuncio se realiza en un contexto complicado para la distribuidora mexicana de productos farmacéuticos, pues ya había cerrado su subsidiaria Citem, distribuidora de libros y revistas, en julio; además, enfrenta un proceso legal derivado de una demanda por un grupo de accionistas minoritarios de Farmacias Benavides que argumenta irregularidades en la compra de la cadena.

Al tercer trimestre del año, las ventas netas de Casa Saba totalizaron 10.635 millones de pesos (US$821,4 millones), presentando un decremento de 3,5% en comparación anual, en tanto que su deuda neta al 30 de septiembre se ubicaba en 9.464,9 millones de pesos.

Mientras tanto, para el mismo periodo, presentó una pérdida neta de 116,6 millones de pesos, 8,1% mayor que lo obtenido en el mismo lapso del año pasado, mientras que desde julio sus acciones se encuentras suspendidas en el país por no reportar a tiempo.

El proceso de desinversión del sector de distribución de medicamentos comenzó el 8 de octubre, cuando Grupo Casa Saba informó que se encontraba en un proceso de análisis de opciones estratégicas que podían incluir la desinversión total o parcial de su negocio de distribución y venta al mayoreo de productos farmacéuticos, que contribuyó con cerca de 44% de sus ventas al tercer trimestre 
del año.

Posteriormente, el 11 de diciembre, Saba informó que concluía sus negociaciones con Alliance Boots sin llegar a un acuerdo debido a que no aceptaba las diferentes ofertas presentadas, no obstante en un comunicado aparte Alliance Boots indicaba que las negociaciones se terminaban debido a que no podían determinar la situación financiera de la distribuidora mexicana.

* Lea además en Eleconomista.com.mx Fed prepara decisión sobre estímulos económicos