Lima, Xinhua. El fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el próximo 27 de enero, sobre el diferendo marítimo entre Perú y Chile cerrará un capítulo diplomático delicado entre estos dos países, expresó este martes el presidente peruano, Ollanta Humala.

El mandatario, quien se reunió con el cuerpo de diplomáticos de este país, afirmó que los peruanos deben sentirse satisfechos por la culminación de este proceso de delimitación marítima con el vecino país del sur.

"Cerraremos el capítulo más largo y delicado de toda nuestra historia diplomática: el de la definición y consolidación de nuestras fronteras, que ha durado toda nuestra vida republicana y ocupado el eje central de la labor de Torretagle (Cancillería)", sostuvo.

Humala subrayó que la política de su administración trabaja en la consolidación del desarrollo económico de Perú y su tan ansiada industrialización, que permitirá, a la vez, afianzar el proceso de integración regional.

"Fortaleciendo los lazos de hermandad que nos unen con nuestros vecinos y las demás naciones de América Latina", anotó durante su encuentro con la nueva generación de diplomáticos peruanos que se graduaron en el año académico 2013.

Humala también exhortó a los egresados de la Academia Diplomática del Perú a dedicar sus mejores talentos para resguardar la soberanía y los intereses de este país durante el ejercicio de su labor profesional en la comunidad internacional.

La fecha del próximo fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que fue anunciada recientemente, pondrá fin al litigio marítimo que mantienen Perú y Chile por la delimitación de su frontera marítima.

Perú interpuso la demanda ante La Haya en el 2008, después de fracasar el diálogo directo entre los dos países por lo que se vieron en la necesidad de acudir al citado tribunal internacional para dirimir sus diferencias.

Chile considera que estas diferencias limítrofes fueron definidas por los dos países mediante sendos acuerdos pesqueros suscritos por ambas partes, entre 1952 y 1954, pero Perú considera que estos convenios eran solamente pesqueros y no limítrofes.