Washington. La Reserva Federal (Fed) anunció este miércoles que la economía de EE.UU. ha mejorado al punto que se justifica el comienzo del fin de su programa de estímulos monetarios, así que reducirá "modestamente el ritmo de las compras de activos".

Al término de su última reunión del año, el Comité de Mercado Abierto de la Fed indicó que bajará de US$85.000 millones a US$75.000 millones sus compras mensuales de bonos del Tesoro y títulos hipotecarios.

"A la luz del progreso hacia el empleo máximo y la mejoría del panorama en las condiciones del mercado laboral, el Comité decidió reducir modestamente el ritmo de sus compras de activos", afirmó el comunicado.

Solo uno de los miembros votó contra estas decisiones: el presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, sostuvo que la tasa de desempleo, actualmente en el 7%, sigue siendo demasiado alta y que el ritmo de inflación, del 1,2% anual está muy por debajo de la meta de la Reserva Federal.

El banco central estadounidense, asimismo, mejoró su proyección del producto interior bruto (PIB) para este año, calculando que crecerá entre 2,2% y 2,3%, comparado con la previsión de un incremento entre el 2% y el 2,3% que hizo en septiembre.

En ese mes, la Fed había proyectado que la inflación este año estaría entre el 1,2% y el 1,3%, pero ahora calcula que quedará entre el 1,1% y el 1,2%. El banco central considera saludable un índice de inflación anual del 2%.

En cuanto al desempleo, mientras que en septiembre la Reserva Federal esperaba un índice entre el 7,1% y el 7,3%, ahora calcula que el año terminará con un desempleo del 7 al 7,1%.