El vicepresidente Angelino Garzón volvió a arremeter en contra de la decisión del procurador Alejandro Ordóñez Maldonado, quien destituyó al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, en fallo de primera instancia.

De hecho, para Garzón fue una equivocación y error darle tantos poderes en la Asamblea Nacional Constituyente al Procurador. (Lea: Registrador confirma convocatoria a las urnas para revocatoria de Petro).

"Creo que todos los constituyentes de todos los partidos políticos nos equivocamos cuando le dimos plenos poderes al Procurador y a la Contralora y nos olvidamos de que un principio básico de los derechos humanos es que los servidores públicos que son objeto de sanciones disciplinarias, se les debe garantizar el derecho a la defensa y el debido proceso", sostuvo.

El vicepresidente aseguró que el servidor público debería tener otra instancia diferente que pudiera resolver sus peticiones.

"Es urgente y necesario que los ministros de Justicia o del Interior o cualquier senador de la República presente una reforma constitucional que cree una segunda instancia autónoma que permita a los funcionarios del país garantizar el derecho a la defensa y al debido proceso", explicó.

Sobre el tema, Garzón le recomendó al alcalde de Bogotá que presente el recurso ante el Procurador al cual tiene derecho, y le solicitó al jefe del Ministerio Público estudiar objetiva y detenidamente la petición del alcalde de Bogotá, que tenga en cuenta sus argumentos jurídicos.

"El alcalde tiene todo el derecho a recurrir a todas las instancias internacionales pero quiero anotar que las decisiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos son simples recomendaciones que no obligan a ninguna instancia del Estado colombiano, diferente a lo que decide la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que tiene sede en Costa Rica, y que emite sentencias que tienen que ser acatadas por el Estado colombiano", agregó.