El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó que la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi), organismo que canaliza la entrega de la mayor parte de moneda extranjera del país, fue "perforada" por el rentismo petrolero, un "juego perverso" con la moneda.

"Efectivamente Cadivi fue perforado. Bueno, por el rentismo petrolero y por un juego perverso con la moneda: la especulación de la divisa", señaló Maduro desde el palacio presidencial de Miraflores en una reunión que sostuvo con gobernadores y alcaldes opositores.

En Venezuela rige desde 2003 un estricto control estatal de cambio que impide la libre compraventa de divisas. El Estado tiene el monopolio de la venta y administración de la moneda extranjera del país y la entrega en determinados supuestos, después de cumplir engorrosos trámites administrativos.

En el caso de la moneda estadounidense, Cadivi la vende a 6,30 bolívares por dólar, tasa que puede ser siete y ocho veces superior en el ilegal mercado paralelo, lo que ha derivado en todo tipo de comportamientos fraudulentos para la obtención del dólar a precio oficial con el fin de revenderlo en la calle.

Maduro reconoció que los montos revelados son "importantes" y que han llegado a "perturbar" la economía del país.

Para luchar contra este problema recordó la creación hace semanas de mecanismos como el Centro Nacional de Comercio Exterior encargado de establecer los parámetros para el uso de los dólares que entrega el Estado a empresas nacionales e internacionales o la Corporación de Comercio exterior.

Esta última se ocupará de las importaciones y estará conformada por empresas estatales y en las que también pueden participar el sector privado.

A principios de noviembre el vicepresidente económico de Venezuela, Rafael Ramírez, estimó que en un 30 % de los casos de solicitud de divisas al Estado, que había entregado 33.000 millones de dólares hasta septiembre a través de Cadivi, hubo "sobreprecio o robo".