El 21 de junio de 2012, cuando Nicolás Maduro era canciller de Venezuela, calificó el juicio en el congreso de Paraguay, que llevó a la destitución del presidente Fernando Lugo, como un "atropello a las instituciones democráticas y un golpe parlamentario al Estado de Derecho". La cámara de Diputados consideró esas declaraciones como "una abierta intromisión en los asuntos internos paraguayos" y aprobó una declaración contra Maduro como "persona no grata".

Luego de varios intentos por levantar esta declaración, finalmente, la cámara de Diputados decidió por unanimidad retirarla en un paso más por acercar a los dos países. El congreso también decidió poner fin a años de bloqueo a la adhesión de Venezuela al Mercosur y aprobó en pleno la adhesión de ese país.

Pese a que Venezuela ya forma parte del Mercosur, y en estos momentos es incluso presidente del bloque, el congreso paraguayo no había aprobado su ingreso, como requieren los estatutos del grupo para la entrada de un nuevo socio.

La adhesión de Venezuela entró en vigor el 12 de agosto de 2012, después de seis años de espera, debido a la negativa del senado paraguayo a ratificarla alegando precisamente que el gobierno venezolano no cumplía con los requisitos democráticos del bloque.

La forma como se efectuó el ingreso venezolano motivó críticas de partidos políticos y juristas de la región. El Mercosur levantó su sanción a Paraguay el pasado 15 de agosto con la asunción del nuevo presidente paraguayo, Horacio Cartes, quien sin embargo no anunció el regreso inmediato de su país como miembro pleno al bloque. Cartes, en defensa de la "soberanía" y la "dignidad" de Paraguay, insistió en que era necesario encontrar un salida "jurídica" al problema creado por la entrada de Venezuela sin la aprobación del legislativo de su país.

Cartes, como presidente electo, había solicitado en julio que se le concediera a Paraguay la presidencia temporal del bloque en lugar de a Venezuela, cosa que no ocurrió. Una vez en el gobierno decidió que Paraguay no participaría de ninguna reunión del bloque hasta que revisara todas las medidas que el Mercosur aprobó durante su ausencia, incluida la admisión de Venezuela.

El pasado 5 de diciembre Cartes envío al congreso el protocolo de adhesión de Venezuela, pese a que su propia agrupación, el conservador Partido Colorado, se opuso en el pasado a la incorporación del país andino. El Senado lo aprobó el 10 de diciembre por 29 votos a favor, diez en contra, una abstención y cinco ausencias. En la cámara baja se ratificó con 48 votos a favor, con el apoyo mayoritario del Partido Colorado, y uno en contra, mientras que los otros 31 diputados se ausentaron.

Paraguay, que fue suspendido como miembro del Mercosur el 29 de junio del pasado año en “castigo” por la destitución del entonces presidente Fernando Lugo una semana antes, es, al igual que Argentina, Brasil y Uruguay, socio fundador del bloque creado mediante el Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991.

Los otros tres socios excluyeron a Paraguay al invocar el Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático, firmado el 24 de julio de 1998, que es uno de los pilares jurídicos del bloque junto con el Tratado de Asunción y el Protocolo de Ouro Preto. Con Paraguay suspendido, Argentina, Brasil y Uruguay abrieron una brecha para la incorporación plena de Venezuela, que estaba bloqueada en el congreso paraguayo y que se formalizó en una cumbre extraordinaria celebrada en Brasilia.

El canciller venezolano, Elías Jaua, agradeció los esfuerzos de Cartes, para lograr que el Parlamento de su país aprobara el protocolo de ingreso de Venezuela en el Mercosur. "Nosotros estamos muy satisfechos de poder culminar nuestra presidencia pro témpore con todos los miembros de Mercosur en pleno ejercicio de sus funciones, esperamos contar con la presencia del presidente Cartes el 17 de enero en la cumbre del Mercosur, aquí, en Caracas, y agradecerle de verdad la voluntad política", aseguró.

Datos del Mercosur. Con la incorporación de Venezuela, el Mercosur cuenta con una población de 275,1 millones de personas, equivalentes al 70% del total de Suramérica y un producto interior bruto (PIB) de 3,32 billones de dólares (el 83% del de la región).

El territorio de los cinco miembros plenos suma 12,7 millones de kilómetros cuadrados, que equivalen al 72% de Suramérica.

El Mercosur tiene además como países asociados a Chile (1996), Bolivia (1997), Perú (2003), Colombia (2004) y Ecuador (2004).

El intercambio comercial del Mercosur con el resto del mundo el año pasado fue de US$782.410 millones, ya incluida Venezuela en esas cuentas.

Los socios del Mercosur son grandes productores agropecuarios, principalmente de soja, maíz, trigo, azúcar, arroz y carne bovina, y con el ingreso de Venezuela el bloque pasó a tener una relevancia mayor en el sector energético.

Con la incorporación de Venezuela, el Mercosur agrupa 19,6% de las reservas probadas de petróleo del mundo y el 3,1% de las de gas natural.

Del total de las reservas de crudo del Mercosur, el 92,7% está en Venezuela, país que tiene certificados en sus yacimientos 296 millones de barriles.