El gobierno brasileño estudia emprender posibles represalias comerciales contra Estados Unidos tras el incumplimiento por la parte estadounidense de un acuerdo entre ambos países en el marco de un litigio ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por subsidios estadounidenses ilegales al algodón.

Según divulgó el Ministerio de Asuntos Exteriores en una nota, la Cámara de Comercio Exterior (Camex), entidad vinculada al Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, iniciará consultas a partir de enero con las partes interesadas como "un acto preparatorio para una eventual represalia" contra Estados Unidos.

Tras ello, la OMC escuchará las posibles represalias de las diferentes partes interesadas en el conflicto, incluyendo a los productores de algodón.

La amenaza de una posible represalia brasileña se debe a la decisión de las autoridades estadounidenses de suspender las indemnizaciones mensuales a los productores algodoneros brasileños establecidas por la OMC para compensar los subsidios concedidos a los productores estadounidenses.

En una resolución dictaminada en 2009, la OMC autorizó a Brasil a aplicar represalias comerciales por valor de  US$829 millones a Estados Unidos por subsidios ilegales al algodón, aunque las sanciones quedaron en suspenso en virtud de un acuerdo alcanzado un año después entre los dos países y en el que la administración estadounidense se comprometió a eliminar las ayudas y a pagar compensaciones.

La suspensión del pago fue anunciada el pasado mes de agosto por el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, al considerar que el Congreso no había aprobado un presupuesto ni una ley agraria, ya que la actual expiraba el 30 de septiembre.