Buenos Aires. El gobierno argentino presentó una reclamación formal ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por el alza de los aranceles de la Unión Europea (UE) a las importaciones de su biodiesel como medida antidumping (competencia desleal), informaron fuentes oficiales.

"La manifiesta ilegalidad de la medida decidida por la UE, su espíritu netamente proteccionista y el perjuicio económico que ocasiona a la industria del biodiesel argentino ha movilizado, sin dilaciones, las acciones pertinentes en el ámbito de la OMC que permitirán satisfacer el reclamo del Gobierno argentino", señaló hoy la Cancillería argentina en un comunicado.

La UE comenzó a aplicar aranceles promedio del 24,6% al biodiesel argentino a finales de noviembre, después de que una investigación concluyera que los productores argentinos vendieron por debajo del "verdadero costo de producción en el mercado europeo".

Según la cartera de Exteriores argentina, las medidas antidumping de la UE generan "como efecto directo e inmediato el cierre del mercado europeo para el biodiesel argentino" y afecta a exportaciones por un valor superior a los US$1.500 millones anuales.

"La presentación formulada ante la OMC abre un período de consultas de sesenta días, cuyo objeto es explorar la posibilidad de encontrar una solución de mutuo acuerdo entre las partes", explica el comunicado.

De vencer el plazo sin un acuerdo, Argentina "estará en condiciones de solicitar la conformación de un Grupo Especial de expertos para resolver la controversia", agrega.

El primer país europeo en cerrar el grifo al biodiesel argentino fue España, en abril de 2012, cuando frenó las importaciones de este combustible en respuesta a la expropiación de la petrolera YPF al grupo español Repsol.

Argentina, primer productor mundial de biodiesel, elaborado a partir de aceite de soja, exportó 1,6 millones de toneladas en 2012, casi el 90% a la Unión Europea.