Washington. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció la aprobación de un préstamo de US$450 millones para un proyecto de saneamiento que busca ofrecer agua potable a 600.000 personas y dotar de saneamiento a 390.000 personas que viven en zonas rurales de México.

El programa estará concentrado en los 400 municipios incluidos en la Cruzada Nacional contra el Hambre que impulsa el gobierno mexicano.

En estos municipios mexicanos, indicó el BID en una nota de prensa, "existen 5.000 localidades que no tienen o donde la cobertura de agua y saneamiento es menor al 20%".

Con este crédito se prevé financiar la construcción de 1.500 sistemas de agua potable, 550 sistemas de alcantarillado y 4.488 soluciones individuales de saneamiento, además de cubrir actividades de supervisión de las obras; los estudios de factibilidad y diseño requeridos para las mismas.

El proyecto estima que entre los beneficios que se obtendrán figuren el ahorro de recursos para las familias que compran agua o tienen que acarrearla y la mejora en las condiciones de salud asociada al saneamiento.

Este último aspecto, precisó el organismo internacional, "es especialmente beneficioso para la población vulnerable como los niños menores de 5 años que sufren de enfermedades diarreicas por causa de agua contaminada".

El diseño del proyecto prevé la creación de comités o grupos organizados en la comunidad que serán responsables del funcionamiento y mantenimiento de los sistemas de agua y saneamiento para asegurar la sostenibilidad.

El costo total del programa es de 562,5 millones, de los cuales 450 millones provienen del capital ordinario del BID y 112,5 millones provendrán del aporte local.

El financiamiento tiene un plazo único de amortización en 2021 y un período de gracia de 7,5 años.

El organismo ejecutor será la Comisión Nacional de Agua (Conagua), que trabajará en estrecha colaboración con los estados y municipios participantes.