Con el apoyo de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$67,2 millones, el estado brasileño de Paraná llevará a cabo un ambicioso programa de reforma de las policías conjuntamente con la implementación de acciones de prevención social temprana de la violencia para jóvenes en riesgo.

Las reformas de las policías buscarán contribuir a una mayor efectividad y capacidad para prevenir y disuadir el delito, y las iniciativas con los jóvenes buscan fomentar actividades socioeducativas para la rehabilitación y reinserción social de adolescentes en conflicto con la ley.

En la década pasada, el Paraná ha logrado un sólido desempeño económico con tasas decrecientes de pobreza. No obstante, dichos éxitos han sido opacados un aumento en el crimen y la violencia, incluyendo una suba del 86% de su tasa de homicidios.

Los homicidios ocurren principalmente en los centros urbanos – incluyendo la ciudad de Curitiba – y las ciudades fronteras, y afectan mayormente a los jóvenes. La confianza de la ciudadanía en las instituciones del estado encargadas de la seguridad – y en especial las policías – se ha visto socavada.

El proyecto busca fortalecer la integración y articulación entre la Policía Militar y la Policía Civil, con sistemas de planificación e información integrados, y un enfoque en territorios con mayor incidencia criminal. A su vez, el estado buscará generar oportunidades para que los jóvenes hagan un uso más productivo de su tiempo. El programa financiará actividades deportivas, la formación cívica y métodos para solucionar conflictos de manera pacífica. Los jóvenes tendrán opciones para terminar sus estudios para facilitar su integración al mercado laboral.

Las metas previstas para el programa en sus cinco años de implementación incluyen tener a 130.000 jóvenes participando en actividades de deporte, cultura y recreación y 43.000 en capacitación para el trabajo; reducir la tasa de homicidios entre jóvenes de 15 a 24 años en un 16% y bajar la tasa de abandono escolar de 8,2 a 5,0%; y disminuir el tiempo de respuesta de un procesamiento de investigaciones de homicidios por parte de la policía civil de 54 meses a 12 meses, y subir el porcentaje de víctimas que reportan robos – una señal de confianza en la institución policial – de 47 a 65.

El Programa Paraná Seguro es la primera operación de inversión en el sector de seguridad ciudadana en la cual el gobierno brasileño ha solicitado financiamiento internacional, en reconocimiento del valor agregado del Banco y la prioridad que se le ha asignado al sector de seguridad ciudadana en los tres niveles de gobierno del Brasil.

El préstamo del BID tiene un período de amortización de 25 años, un período de gracia de 5,5 años y una tasa de interés basada en LIBOR. La contraparte local aportará un financiamiento adicional de US$44,8 millones.