La Corte Suprema de Chile ordenó este jueves al Estado el pago de la primera indemnización por la muerte de un hombre de 70 años, ocurrida a causa del tsunami que sobrevino luego del terremoto del 27 de febrero de 2010.

El máximo tribunal del país dispuso el pago de 55 millones de pesos (unos US$110.000) en beneficio de la familia de Mario Segundo Ovando Garcés, quien falleció el 2 de marzo de ese año días después de ser alcanzado por el océano en su residencia.

La justicia determinó que se incurrió en responsabilidad estatal en este deceso, pues la familia de la víctima hizo caso de la recomendación de las autoridades de permanecer en sus casas luego que se descartara el tsunami.

Tras el terremoto de 8,8 grados Richter que sacudió al país hace casi cuatro años, las autoridades descartaron la ocurrencia de un tsunami que finalmente sobrevino y que afectó a la zona costera del centro y sur del país.

Quienes participaron del fallo fueron los ministros de la Tercera Sala de la Corte Suprema Sergio Muñoz, Héctor Carreño, Pedro Pierry, Carlos Cerda y el abogado integrante Jorge Lagos resolvieron que el Estado es responsable por la muerte de Mario Ovando cuyo deceso se produjo el 2 de marzo del mismo año tras haber sufrido una asfixia por inmersión.

En el fallo los ministros Carreño y Pierry consideraron que el Estado no tenía responsabilidad ya que no existió infracción de ley. El fisco deberá pagar en definitiva $20 millones (US$40.000) a la esposa de la víctima, $10 millones (US$20.000) a cada uno de sus tres hijos y $5 millones (US$10.000) a su nieto.

* Con información de Xinhua y LaNación.cl