Roma. Regiones como Norteamérica y Asia ganan peso en el sector maderero mundial gracias a la recuperación de sus economías mientras que Europa pierde peso, lastrada por el fantasma de la recesión en algunos de sus estados, según informó la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Según este organismo especializado de Naciones Unidas (ONU) con sede en Roma, la evolución de las economías globales a raíz de la crisis financiera ha marcado el desarrollo de este sector en las diferentes regiones.

Así pues, Europa aparece en el informe como una región en la que el consumo de madera durante el 2012 se redujo 4%, un fenómeno provocado por la todavía débil salud de algunas economías comunitarias.

Por el contrario, la FAO confiere mayor estabilidad a la situación del sector en Norteamérica, Asia y el Pacífico, sobre todo a causa del crecimiento de los sectores de la construcción y de la industria en estas zonas.

Por ejemplo, la recuperación de la recesión en 2011 en Norteamérica y la mejora de su situación empresarial hizo que, durante el 2012, la producción de madera en rollo y de madera aserrada industrial creciese entorno a 6%.

Del mismo modo, la mejora del sector inmobiliario norteamericano animó la producción de tableros de madera, empleados en la construcción, que, en términos interanuales, avanzó 2%.

Por el contrario, la digitalización de los medios de comunicación, principales consumidores de pulpa y papel, provocó que la producción de estos dos productos se contrajese.

Asia y el Pacífico también aparecen en el informe de la FAO como dos regiones cuya importancia como productora y consumidora de madera a escala mundial continúa creciendo, con China a la cabeza, al mismo ritmo que crecen sus economías y que la FAO cifra en 11%.

La FAO además subraya en su comunicado que, actualmente, el sector está liderado por el crecimiento de la demanda de pellets de madera para la producción energética, surgida de las políticas y objetivos bioenergéticos y medioambientales en Europa.

Los primeros datos publicados hasta ahora sobre los pellets de madera, proporcionados por la FAO, indican que en 2012 la producción mundial ascendió a 19 millones de tonelada mientras que hace una década se demandaban tan solo 2.

"En conjunto, el mercado mundial de productos madereros se encuentra en la senda de la recuperación a ritmos diferentes en distintas partes del mundo", dijo Eduardo Rojas-Briales, subdirector general de la FAO al frente del Departamento Forestal.

"Hay señales positivas de que la demanda de productos madereros, especialmente los que se utilizan en el sector de la bioenergía, crecerá durante los próximos dos años. Sin embargo, la magnitud y el éxito de esta recuperación dependerán en última instancia de la salud de la economía en general", añadió.