LaPaz, Xinhua. El gobierno y legisladores bolivianos advirtieron hoy, por separado, que las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que hagan complot contra la administración del presidente Evo Morales y dividan a las organizaciones sociales serán expulsadas de Bolivia.

Al igual que lo hiciera el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, manifestó que al menos se identificaron cuatro ONG que pueden ser expulsadas del país, tal como sucedió con Ibis Dinamarca.

Quintana fue precisamente quien anunció el viernes la "expulsión inmediata" de la danesa Organización No Gubernamental IBIS por "injerencia política y financiar económicamente" a organizaciones para que vayan en contra de las políticas del gobierno.

Ratificó que IBIS no será la única en salir del país, en caso de que alguna no cumpla su función como ONG. "Así como IBIS se van a ir otras ONG que han distorsionado su tarea", dijo.

A esta posición se sumaron legisladores del gobiernista Movimiento Al Socialismo (MAS). El diputado Galo Bonifaz afirmó que "aquellas instituciones que financien viajes de opositores correrán la misma suerte".

Explicó que en la Amazonia de Pando, al norte de Bolivia, se expulsó a varias organizaciones que tenían un accionar, a su criterio, político y anticipó que Lidema o Cejis están siendo evaluadas por el gobierno.

"No podemos aceptar injerencia, si en un momento hemos expulsado a USAID y otros, igualmente van a correr la misma suerte algunas ONG que son portavoces de la derecha más radical.

Lidema es parte de ese complot ambientalista neoliberal, ellos saben perfectamente y están yendo por un camino errado. Sobre Cejis todavía vamos a hacer una valoración, hay una evaluación de seis ONG, siete eran pero ahora menos uno (IBIS)", señaló el diputado.

A su vez el jefe de la bancada del MAS en el Senado, Eugenio Rojas, existió una malversación de recursos de cooperación desde estas organizaciones. Las acusó de mentir bajo la justificación de capacitación de líderes.

Afirmó que se seguirá expulsando a aquellas que tengan relación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). "Hay que expulsar, no vamos a permitir aquí que haya injerencia y que divida, que no respete las normas internas de un Estado, y tenemos que seguir expulsando, no puede ser aquí colonia de las organizaciones no gubernamentales financiadas por USAID", aseveró