La Habana, Xinhua. El gobierno cubano prevé un magro crecimiento del 2,2 del Producto Interno Bruto para el año próximo, adelantó hoy ante el parlamento el ministro de Economía y Planificación, Adel Yzquierdo.

En la última sesión parlamentaria de este año, a la que asiste el presidente Raúl Castro, Yzquierdo admitió que la cifra es insuficiente para el desarrollo del país.

No obstante explicó que un grupo de inversiones no se incluyeron en esa proyección y se revisarán cada tres meses en el Consejo de ministros, donde serán aprobadas "solo si tienen los créditos para su ejecución y entonces serán incluidas en el plan".

El también vicepresidente dijo que se prevé una caída de precios en rubros exportables de la isla, como el azúcar y el níquel, mientras continúan subiendo los costos de no pocos productos alimenticios, "lo que obliga a trabajar en las potencialidades y reservas del país".

Yzquierdo insistió en explotar las capacidades creadas en la actividad turística, aunque reconoció que permanece la influencia de la desaceleración de la economía mundial y del férreo bloqueo que mantiene Estados Unidos contra la isla.

Después de la exportación de los servicios médicos, la industria turística es el segundo aportador de divisas a la economía cubana