El jefe de Gabinete destacó el valor de la agricultura familiar y aseguró que el Gobierno defenderá que los productores tengan un precio justo" para que "las grandes compañías no se apropien de lo que no les corresponde".

El jefe de ministros formuló sus declaraciones en la inauguración de la estación experimental del INTA en Ituzaingó, la única dedicada a agricultura familiar periurbana de America Latina, cuya instalación contempló una inversión de $14.000M (US$2.184M).

En el evento, del que participaron el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela; el gobernador bonaerense, Daniel Scioli; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y 33 intendentes de la provincia de Buenos Aires, Capitanich remarcó "el desafío de la agricultura familiar de alimentar a miles de argentinos".

Por este motivo, contó que "el Gobierno está impulsando el financiamiento de centrales agroalimentarias para defender el precio de lo que producen", dijo a los productores.

"Es necesario que tengan la garantía de un precio justo y accesible para que nadie se abuse de ustedes porque si bien es importante defender la mesa de los argentinos, es importante también cuidar el precio compensatorio que reciben, ustedes, que trabajan de sol a sombra".

"Por eso merecen mecanismos transparentes que les permita garantizar precios de mercado, y para evitar que las grandes compañías se apropien de lo que les corresponde", dijo el jefe de ministros.

Capitanich consideró que, por otra parte, los "aportes tecnológicos" permitirán "mejorar la productividad".

"Esto tiene que ver con el fruto del esfuerzo, el trabajo y una política impulsada por Néstor Kirchner y ahora por Cristina (Kirchner) que con continuidad promueve la inclusión social, la sustitución de importaciones y la cultura del trabajo", afirmó.

Asimismo, contó que en el Chaco, "hemos tenido la experiencia de organizar 14.500 productores de agricultura familiar a través de aproximadamente 88 consorcios de servicios rurales y logramos que el impuesto inmobiliario rural tenga un efecto redistributivo" y "esto es un desafío para todos los gobernadores".

También apuntó que los agricultores necesitan "el título de propiedad de la tierra", "vivienda rural digna", "mejor acceso a la educación, facilitada por la asignación universal por hijo y mejor salud".

Sobre este punto, celebró además que "por primera vez en la historia argentina tendremos un dígito de mortalidad infantil".

Capitanich también evaluó que los productores necesitan "mejores caminos" y confió que el Estado está avanzando en "mecanismos de financiamiento para hacerlos".

Resaltó la "necesidad de tecnología apropiada" y valoró el proceso de sustitución de importaciones que "nos permiten ser récord de maquinarias, herramientas y tractores", al tiempo que citó la importancia de contar con "protocolos productivos para expandir la producción para el mercado interno y las exportaciones".

Antes del discurso de Capitanich habló Scioli, quien ponderó el desarrollo de "la agricultura familiar periurbana" para favorecer el arraigo en las distintas zonas de la provincia y como motor de integración "social, económico y productivo".

La estación experimental inaugurada hoy comprende un predio de 50 hectáreas, con un edificio administrativo, un gran invernadero y un tinglado, que sirve también para que los productores periurbanos pueden exponer sus mercaderías.

De hecho, la inauguración se realizó en simultáneo con una exposición, como parte de la cual se entregaron canastas de productos a manera de muestra a Capitanich, Casamiquela, Scioli y otros funcionarios.

Durante el acto Capitanich y Casamiquela entregaron asimismo subsidios a intendentes bonaerenses, que serán destinados a fomentar y apoyar la producción agrícola periurbana, se anunció durante la ceremonia.