Lima, Andina. El gobierno anterior de Alan García actuó en sentido absolutamente contrario a la lucha antidroga en el país, sostuvo este domingo el experto en temas de seguridad y narcotráfico, Rubén Vargas, al comentar el caso de los 'narcoindultos'.

"No sólo ha sido una acción contraproducente, sino que se hirió gravemente el compromiso de la Policía, el Ejército y todos los funcionarios públicos frente al narcotráfico", subrayó.

Indicó que el mensaje que dio el gobierno aprista "ha sido terrible porque destruye el compromiso que debe tener un policía, un funcionario público o un peruano cualquiera para enfrentar al narcotráfico".

"Ese compromiso fue gravemente herido por la acción del gobierno aprista. Han dicho no me interesa que el narcotraficante corrompa policías, financie al terrorismo, envenene a la juventud", explicó.

Indicó que la decisión política estuvo exactamente en sentido contrario al compromiso exigido a la Policía y Fuerzas Armadas para enfrentar al narcotráfico.

La llamada ´megacomisión´ del Congreso investiga las presuntas irregularidades en el segundo gobierno aprista (2006-2011), entre ellos los indultos y conmutaciones de penas a los condenados por tráfico ilícito de drogas, caso conocido como ´narcoindultos´.

Vargas dijo que los narcotraficantes financian el terrorismo en el Vraem, el mismo que embosca y asesina policías y militares. "Parece que no han sido consientes de esto o siéndolo no les ha importado", agregó.

Señaló que "cuando se enfrenta a un narcotraficante se afronta a un personaje oscuro y corrupto que se sirve tanto del terrorismo como de sicarios, y una lacra propia de su submundo para sus actividades".

"En el Vraem la acción del narcotraficante se traduce en emboscadas contra nuestras Fuerzas Armadas; y en corrupción a jueces y fiscales, es decir las instituciones que deben brindarnos seguridad y justicia", expresó.

Consideró que "los narcoindultos beneficiaron a personajes involucrados en mafias internacionales, y no en el menudeo de las drogas".