El primer gobierno de corte izquierdista que ha tenido El Salvador está a cinco meses de finalizar su gestión y todo apunta a que dejará un país más endeudado y con poco crecimiento, según datos oficiales y analistas independientes.

Este año la economía salvadoreña crecerá 2,3% del producto interno bruto (PIB), mientras que el próximo año lo hará en 2,6%, según los cálculos oficiales presentados recientemente por la Secretaría Técnica de la Presidencial salvadoreña.

La deuda general del país al cierre del 2013 se ubicará en US$13.989 millones (56,2% del PIB), y para el 2014 se calcula en US$14.665 millones (55,6%), muy por encima de los US$8.769 millones (39,7%) en que estaba cuando el partido izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) asumió el poder el 1 de junio del 2009.

El ministro de Hacienda, Carlos Careces, sostiene que el endeudamiento del país se debe en gran parte a la mala privatización del sistema de pensiones que hizo en 1998 la administración de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), actual opositora.

“Más de la mitad del crecimiento de la deuda se hace por el pago de las pensiones que deriva de cómo se estructuraron las privatizaciones”, justificó Cáceres.

De acuerdo con el Gobierno, la deuda, sin contabilizar las pensiones, este año sería de US$11 mil 388 millones (45,8%) y para el próximo año, de 11.625 (44,1%).

Otro elemento que refleja la difícil situación económica del país centroamericano, de acuerdo con cálculos oficiales, es que para este año el déficit fiscal será de 4.2% (US$1 mil 051.7 millones), superando así el 3.4% (US$813,9 millones) del 2012.