Lima, Andina. Perú Posible (PP) y el Apra plantearon este lunes que prime la unidad entre los grupos políticos ante el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el diferendo marítimo con Chile y se deje de lado las rencillas internas para respaldar la posición peruana.

Luis Thais, secretario general de Perú Posible, consideró que corresponde mostrar a la comunidad internacional un frente sólido, unido y de apoyo total a la política de Estado sobre la posición peruana ante el tribunal internacional.

“No podemos desgastarnos en cosas menores, que por más importantes que sean siguen siendo menores respecto al tema de La Haya. Todos los partidos debemos unirnos”, manifestó a la Agencia Andina.

Bajo esa premisa, indicó que esperan convocar a las demás fuerzas políticas para reunirse con representantes del Poder Ejecutivo, transmitirles el apoyo en torno a La Haya y emitir un pronunciamiento conjunto.

La idea, dijo, es que prime la unidad nacional y que las diferencias políticas internas que separan a los partidos se posterguen hasta después de la lectura del fallo, prevista para el 27 de enero de 2014.

Thais refirió que esta posición la comparte el Apra, y que el Partido Popular Cristiano (PPC), e incluso el fujimorismo, se sumarían.

Sobre el tema, el secretario general del Partido Aprista Peruano, Jorge del Castillo, sostuvo que es “racional” plantear el apoyo a la política de Estado que hay en torno a la posición peruana demandada ante La Haya.

“Hay mucha convulsión política, pero se debe dejar de lado esas cosas y hacer lo que corresponde. Espero que otros grupos se sumen. He hablado con gente de Solidaridad Nacional y están de acuerdo, hablaremos con los demás”, añadió.

Comentó, en ese sentido, que esperan reunirse con el jefe del gabinete ministerial, César Villanueva; y la canciller Eda Rivas para transmitir el apoyo de su partido a la política de Estado peruana.

En esta controversia iniciada en 2008, Perú pidió que se fije la frontera marítima aún no establecida en un tratado de límites, y Chile alegó que los acuerdos pesqueros de 1952 y 1954 establecieron la línea divisoria.

La demanda peruana plantea que la línea divisoria se fije en el Punto Concordia y siga una línea equidistante; pero Chile defiende que esta inicie en el hito número 1 y que siga la línea paralela, que recorta espacio marítimo a la región sureña de Tacna.