DIJIMOS. Las protestas cambiaron la agenda de Dilma Rousseff. Es una carrera contra el tiempo para recuperar la iniciativa y la conexión directa con el electorado (“Brasil post tormenta”, AméricaEconomía Nº 426).

LO NUEVO. La presidenta de Brasil encabeza todas las encuestas sobre las elecciones presidenciales de 2014. Sin embargo, aunque aumentó su aprobación, aún no logra los niveles anteriores a las protestas de mediados de este año.