DIJIMOS. “Los productos ultra procesados necesitan regulación del mismo modo que el tabaco”, comenta Geofrey Cannon, de la Universidad de São Paulo (“Placer culpable”, AméricaEconomía Nº 429).

LO NUEVO. Ardi Rizal, el niño indonesio que se hizo famoso en 2010 por fumar 40 cigarrillos diarios a sus dos años, abandonó su vicio, pero adquirió otro: hoy es adicto a la comida, especialmente la leche condensada.