Diciembre de 2011 fue un mes clave para el sector financiero latinoamericano. El grupo colombiano Sura llevó a cabo una de las mayores adquisiciones hechas por un conglomerado regional: pagó US$3.763 millones a ING Group de Holanda por las operaciones de pensiones, seguros y fondos de inversión en Chile, México, el Perú, Uruguay y Colombia. Casi dos años después, David Bojanini, presidente de Grupo de Inversiones Suramericana (Grupo Sura), realiza un balance de la transacción. “Ha sido muy positiva.

El plan que nos habíamos trazado ante esta inversión se ha superado. No solo porque cada uno de los países ha presentado resultados superiores a los proyectados, sino porque hemos tenido la oportunidad de hacer adquisiciones menores y consolidar nuestra operación regional”, dice Bojanini. Según Enrique Díaz, catedrático de ESAN, con esa operación el grupo ha logrado una presencia internacional importante. “La industria financiera es cada vez más de escala, donde los márgenes se irán reduciendo y será más bien la amplitud la que determinará los emprendimientos exitosos”, dice el experto.

De acuerdo a Bojanini, además de incrementar sus activos y de expandir su presencia en la región −actualmente opera en ocho países−, el conglomerado ha logrado posicionar la marca Sura. “La marca nos está dando buenos resultados. Para nosotros tenerla era una prioridad en el momento en el que adquirimos los activos de ING. Fue un esfuerzo importante”, dice el ejecutivo. ¿Llevará Sura su marca a los nuevos países a los que vaya a ingresar en un futuro? “Lo más coherente es que esa sea nuestra marca para todos nuestros procesos de expansión”, dice Bojanini.

“Sura ha logrado consolidar una excelente reputación corporativa. Este es el resultado de una estrategia de crecimiento coherente y una probada capacidad para generar valor a sus accionistas. Esta última ha sido reconocida por el grado de inversión de diferentes calificadoras de riesgo y por ser parte del Índice de Sostenibilidad Dow Jones”, dice José Nicanor Gonzales, decano de la Escuela de Postgrado de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL).

Para Enrique Díaz también probablemente el grupo opte por mantener las marcas de futuras adquisiciones y asociarlas con la marca del conglomerado (como sucede con AFP Integra en el Perú, por ejemplo).

Evolución positiva. El balance del último quinquenio que hace Bojanini es bastante positivo. “El valor de nuestro portafolio se ha duplicado en los últimos cinco años. Actualmente vale alrededor de US$12.000 millones. Esto ha sido impulsado por la adquisición de activos de ING y la valorización de las acciones del grupo”, indica el ejecutivo. De acuerdo con Bojanini, para los siguientes años el conglomerado colombiano debería crecer a más de 10% anual en facturación.

2013 ha sido un año bastante interesante para el grupo. En agosto pasado, Standard & Poor’s elevó su calificación de crédito de riesgo corporativo de BBB- a BBB. “El aumento de la calificación, con perspectiva estable, refleja que la compañía mantiene nuestra expectativa de que el portafolio de inversiones continuará entregando un importante flujo de dividendos, lo que le permite seguir desarrollando una estrategia de crecimiento de mediano plazo entre sus diferentes sectores estratégicos, sin un aumento estructural en los niveles de deuda”, destaca la calificadora.

El grupo ha reportado que sus ingresos operacionales acumulados en los nueve primeros meses del año sumaron US$368 millones y significaron un aumento de 28% respecto al mismo periodo de 2012. De otro lado, la utilidad neta del holding en ese mismo periodo alcanzó US$311 millones, 29% más que en los nueve primeros meses de 2012. “Este ha sido un buen año. Los resultados han sido impulsados por las operaciones de Suramericana (seguros y seguridad social) y Sura Asset Management ( pensiones, ahorro e inversión). En este último caso hemos mejorado en el número de afiliados. En Suramericana también vemos que las primeras han crecido 10% cada año”, dice Bojanini.

3758

Horizonte verde. Si bien David Bojanini se muestra optimista sobre el futuro de la región, el ejecutivo descarta que Sura vaya a realizar una adquisición de la misma envergadura de ING o que el grupo vaya a arribar a otros países en el corto plazo. “En materia de adquisiciones no habrá novedades”, puntualiza. Según el catedrático Enrique Díaz, posiblemente el grupo privilegie en el corto plazo la disminución del apalancamiento y el reforzamiento patrimonial. “En ese contexto, se dificulta que hagan compras similares”, indica Díaz.

Otros expertos consideran que las adquisiciones pequeñas son una posibilidad que Sura podría evaluar en el mediano plazo. “No necesariamente se debe efectuar una operación parecida a la de ING para consolidarse a nivel regional. Se puede lograr a través de procesos de adquisición individual en cada país (como el de AFP Horizonte en el Perú, por ejemplo)”, indica César Arbe, abogado experto en temas financieros y conglomerados. Según el especialista, este clase de operaciones permitiría al grupo crecer tomando oportunidades que cada mercado de la región ofrece y no imponer un crecimiento regional intempestivo que puede generar costos o ineficiencias propios de los procesos de integración macro.

La posibilidad de que Sura incursione como accionista mayoritario en un negocio distinto al financiero –como la industria– también queda descartada, afirma Bojanini. “Una de nuestras premisas es hacer inversiones en el sector financiero”, asegura. El ejecutivo agrega que tampoco se tiene planeado vender la participación minoritaria de Sura en los grupos Argos (alimentos) y Nutresa (cemento y energía).
Llevar al conglomerado a otros continentes es algo que David Bojanini también descarta por el momento. “Uno debe ir haciendo sus cosas en orden. Aún hay mucho que crecer en América Latina. Si nos vamos para otro continente, nos distraemos”, dice.

Aunque las grandes compras han quedado descartadas por el momento, eso no significa que el grupo se quedará estático. “La estrategia es fortalecer nuestra presencia en todos los países en los que operamos. [En esos lugares] quisiéramos tener una consolidación como la que tenemos hoy en Colombia”, detalla Bojanini. Para José Nicanor Gonzales, la estrategia del grupo sigue muy de cerca el crecimiento de la clase media en la región. “Por ello es lógico que busque consolidar sus operaciones, en especial en los países donde se registra un mayor crecimiento de la clase media como Chile, México y el Perú”, indica el catedrático. Al respecto, Bojanini confirma que el avance de la clase media genera –y generará– muchas oportunidades para el grupo.
Andrés Castro, presidente ejecutivo de Sura Asset Management, detalla que su firma a nivel regional gastará alrededor de US$250 millones en 2014 en el desarrollo orgánico de sus negocios. Según el ejecutivo, esto permitirá aumentar sus activos e ingresos durante los siguientes años. “Esos son recursos propios. De otro lado, en lo referente al crecimiento inorgánico tuvimos dos compras en 2013: AFP Horizonte en el Perú y Primero Seguros en México. Esto último lo hemos hecho con deuda. Tenemos una capacidad de endeudamiento todavía muy disponible. Aún podemos desarrollar planes de adquisición a medida que se generen oportunidades”, dice Castro.

Bojanini detalla que Sura desea potenciar su negocio de seguros de vida en México. Pero eso no es todo. “En Uruguay estamos en un periodo de madurez de nuestra plataforma de fondos mutuos y, por supuesto, vamos a explorar lo que son los seguros de vida. Estamos iniciando la distribución de seguros de vida también en El Salvador, lo cual no teníamos”, detalla Andrés Castro. De otro lado, en Chile, el acuerdo entre Sura Asset Management y BlackRock Global Funds para distribuir los fondos de la segunda firma se fortalecerá el próximo año, afirma Castro. “En ese país también estamos [preparando] el desarrollo de otros productos, como un fondo inmobiliario retail”, añade.

En el caso del Perú –indican Castro y Bojanini– el grupo busca consolidar los seguros de vida, fondos mutuos y el negocio de pensiones. “En ese país tenemos una plataforma más importante en materia de clientes y distribución”, resalta Castro. Apostar por el mercado asegurador peruano tiene mucho sentido, ya que ha registrado un buen comportamiento durante los últimos años. 2013 no será la excepción. “A octubre de este año, el crecimiento en primas respecto de octubre 2012 fue de 16%. Al cierre del 2013, las primas netas del mercado asegurador deben exceder los S/. 9.000 millones, con un crecimiento porcentual del orden de 15%”, dice Raúl de Andrea, gerente general de la Asociación Peruana de Empresas de Seguros (Apeseg). De acuerdo con el representante gremial, la reciente reforma del sistema privado de pensiones en el Perú y su juventud ayudarán a promover las rentas de jubilación y los seguros previsionales de invalidez y sobrevivencia. “Esos productos podrían ser los líderes del mercado asegurador”, dice. El interés de Sura por el Perú es más que evidente. “Es uno de los países donde todos queremos invertir”, dice David Bojanini.

El grupo también buscará durante los siguientes años llevar la mayor cantidad de servicios financieros a los diferentes mercados donde opera. “Queremos ofrecer un portafolio de productos y servicios bastante completo. Nuestro gran reto es llegar a esos clientes con seguros, fondos mutuos, pensiones. Con ello buscamos resolver diferentes necesidades a lo largo de sus vidas”, dice el presidente del Grupo Sura. “Expandir su gama de servicios es su primer gran reto”, concuerda Enrique Díaz. No obstante, esta ampliación –dice el catedrático– estará muy ligada al desarrollo de los mercados y a la demanda que tengan. “Existen oportunidades en temas de intermediación de valores o de banca de inversión. También podría pensarse en el financiamiento privado de la salud”, dice Díaz.

¿Nuevos territorios? Pese a que el grupo no avizora llegar a nuevos países por ahora, tanto Bojanini como Andrés Castro, reconocen que Brasil es un país interesante en la región. “Argentina está descartada. Brasil podría ser, pero tienen que haber otras condiciones. Por ejemplo, es básico que se apliquen reformas en el ámbito de las pensiones”, afirma Castro. Para Juan Carlos Mathews, director de la maestría de negocios globales de la Universidad del Pacífico, Sura podría utilizar un joint venture para ingresar al mercado brasileño. “Tiene las mayores probabilidades de éxito, y acorta la curva de aprendizaje”, dice el catedrático.

De otro lado, América Latina ofrece diversos sectores donde un conglomerado como Sura puede invertir a través de sus diferentes firmas financieras. Uno de los más llamativos para algunos expertos es infraestructura. “La mayor parte de países donde Sura tiene presencia en Latinoamérica han incrementado significativamente su comercio, y esto no ha venido acompañado de una expansión de su infraestructura al mismo ritmo. Se trata no solo de puertos, sino también de aeropuertos, red ferroviaria, carreteras, etc.”, comenta Juan Carlos Mathews. En el Perú, por ejemplo, las AFP figuran entre las más importantes inversionistas de los proyectos de infraestructura.

Seguir explotando las sinergias que pueden darse entre los productos que ofrece el grupo es la tarea pendiente de Sura. Asimismo, aprovechar plataformas como Alianza del Pacífico y el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA) ayudará también a su consolidación.

(Con la colaboración de Claudio Reyes en Chile)