Santiago. El director del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de Chile, Juan Eduardo Coeymans, dijo que el Censo de población realizado en 2012 es válido para implementar políticas sociales, pese a las dudas que generan sus resultados.

"El INE considera que el Censo de 2012 tuvo problemas de diversa índole que fueron detectados en los informes... No obstante gran parte de las dificultades operativas fueron enfrentadas de buena manera por los directores regionales o los jefes comunales", dijo Coeymans en conferencia de prensa.

De acuerdo al titular del INE "la información contenida en la base (de datos) del proceso es útil para el diseño de políticas públicas".

En agosto pasado académicos chilenos sugirieron repetir el Censo Nacional realizado en 2012, tras detectar una serie de irregularidades que hacen imposible determinar con certezas las cifras obtenidas, dado el amplio rango de proyección del estudio que estimó unos 16,5 millones de chilenos.

Los errores de proyección dicen relación con la imposibilidad de encuestar cientos de miles de viviendas, donde sus moradores no estaban o se negaron a responder la encuesta.

El caso provocó una amplia polémica respecto a la credibilidad del estudio, lo que llevó al presidente Sebastián Piñera a pedir perdón por los eventuales errores.

No obstante, un segundo informe realizado por expertos internacionales descartó la necesidad de hacer un censo abreviado, argumentando que la proporción de falta de datos no inhabilita la medición como fuente de datos para planificación de políticas.

Coeymans indicó que el INE contempla la creación del departamento de Censo y estudios de población en enero de 2014, además a fines de febrero publicará las bases de datos del censo de vivienda y población.

El personero indicó que el INE no realizará el proceso denominado de "ajuste de viviendas" o "estimación de viviendas no logradas" con imputación de su población, que fue publicado en la primera edición de los resultados del censo.

Sin embargo, la entidad sí considerará la estimación de población en las viviendas con moradores ausentes, de acuerdo a métodos validados internacionalmente y seguidos, en la práctica, en muchos países, tales como Australia, Brasil, Canadá, Estados Unidos, México, Reino Unido, Uruguay, Venezuela, entre otros.