Quito. El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas (Ciadi), aceptó el pasado 13 de diciembre la recusación interpuesta por el Ecuador en contra del profesor Francisco Orrego Vicuña, que actuaba como árbitro designado por Burlington para el litigio que tiene la petrolera con el Estado sudamericano desde el 2008 por la supuesta violación del Tratado Bilateral de protección de Inversiones (TBI) entre Ecuador y Estados Unidos.

“Constituye un importante precedente para el sistema de solución de controversias inversionista–Estado, en tanto los árbitros no solo tienen obligación de ser imparciales e independientes al momento de su designación, sino de mantener esta independencia e imparcialidad por el tiempo que dure el procedimiento”, sostuvo a través de un comunicado de prensa el procurador general del Estado, Diego García.

La recusación presentada por Ecuador se basa en la falta de imparcialidad con respecto al Estado ecuatoriano por parte del árbitro Orrego, tanto en sus opiniones disidentes en los laudos distados hasta el momento dentro del litigio, como el de Jurisdicción en 2010 y de Responsabilidad en 2012, así como en las explicaciones ofrecidas al tribunal respecto a la recusación interpuesta.

Según el procurador ecuatoriano los antecedentes arriba citados permiten al Ciadi concluir una manifiesta y evidente falta de imparcialidad hacia el Estado ecuatoriano y sus abogados.

La recusación trae consigo la inmediata suspensión del litigio internacional hasta que la transnacional designe a un nuevo árbitro y vuelva a constituirse el Tribunal, para luego discutir la fase de cuantificación y la reconvención que por daños ambientales, interpuso Ecuador en contra de Burlington en septiembre del 2011.

Burlington inició el laudo arbitral en abril del 2008 en contra de Ecuador, por una supuesta violación al TBI entre Ecuador y Estados Unidos, al entrar en vigencia la Ley 42-2006 y sus efectos en el contrato de Participación y Producción de los bloques 7 y 21 en la que trabajaba junto a la compañía Perenco.