Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Aun cuando algunas reformas han quedado un poco cortas, como la fiscal, la mayoría transitan por el sendero adecuado, y se prevé que  lleven a un repunte de la inversión en México, lo que podría elevar el crecimiento potencial del país a 4% y, por consecuencia natural, aumentar el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita en algunos años, aseguró Eduardo González.

El coordinador de Estudios Macroeconómicos del Grupo Financiero Banamex expresó a Excélsior que sin duda las reformas estructurales aprobadas deben estimular un cambio en el ritmo de tendencia de largo plazo de la actividad económica, y en lugar de crecer a una tasa de entre 2,8% y 3,2% se pueda subir a un ritmo de crecimiento mínimo anual de cuatro por ciento.

Frenos externos. El economista destacó que para 2014 estima un crecimiento a tasa anual del PIB de 3,8%. Sin embargo advirtió que el desempeño de la actividad económica no estará exento de riesgos el próximo año, particularmente externos.

“Hasta ahorita, las cifras de crecimiento en Estados Unidos han tenido un sesgo positivo, han generado una expectativa alentadora de que el próximo va a crecer más y esto va a jalar a la economía global. Aquí el riesgo es que esta expectativa del avance económico que tenemos de 2,6% o 2,7% para 2014 contra 1,6% de 2013 no se materializara y que creciera un poco menos, con lo que el impulso que daría a la economía mexicana sería menor”, indicó.

Bajo dinamismo de BRIC's. Otro peligro estriba en que la recuperación modesta que se está viendo en Europa, o que el freno en economías emergentes, como China, India, Brasil o Rusia, paises que integran el bloque  BRIC'S, no pudiera revertirse y se registrara una desaceleración mayor el próximo año y esto obviamente frenaría el crecimiento del Producto Interno Bruto mundial.

“El tapering (retiro gradual de los estímulos monetarios en EU) se está viendo como un riesgo muy moderado”, comentó.

De hecho, agregó, esto todavía no implica que inmediatamente vaya a incrementar las tasas de interés de referencia. Esperamos que el incremento en en ese instrumento de la política monetaria se dé hasta finales de 2015, incluso se prevé que sea  también de manera gradual.

Alza en tasas. “Nuestra expectativa es que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) eleve sus tasas hasta diciembre de 2015 y que el Banco de México (Banxico) las decida incrementar a mediados de 2015”, enfatizó.

Obviamente se prevé volatilidad ya que hay quienes buscan anticiparse y sacar ganancias. Pero no se esperaría mucho espacio para que se eleven las tasas toda vez que los mercados tienden a anticiparse a estas alzas.

“Sí estos movimientos generarán posiblemente volatilidad en los mercados como ya hemos visto, pero no esperamos que vaya a darse una salida masiva de capitales, más cuando todo el proceso de reformas estructurales en el país creo que están generando un ambiente positivo para México, sobre todo si la Reforma Energética llega a buen fin en su implementación, y esto también va a ser un freno para la salida de capitales”, enfatizó.

En la medida en que las expectativas estén mejorando y que el crecimiento económico global esté jalando a las exportaciones también debe llevar a un repunte en la generación de empleos, y en consecuencia con mejores perspectivas para impulsar la inversión, expuso González.

El especialista aseguró que en donde más crecimiento están esperando de los tres grandes sectores sigue siendo servicios, después la industria y por último el agropecuario, dijo.

Por su parte, miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) aseguraron que se prevé  una inversión importante en el corto plazo, por un total de US$50 mil millones, así como un impulso de crecimiento económico adicional, de hasta 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB).