Santiago. Las autoridades chilenas levantaron la "alerta roja" en la provincia sureña de Arauco y rebajaron la medida a "alerta amarilla", después de que el incendio que desde el pasado sábado ha consumido unas 3.200 hectáreas de árboles, pastizales y matorrales, ya se encuentre controlado.

De acuerdo a la información proporcionada por la Corporación Nacional forestal (Conaf) y la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), la situación cambió significativamente en las últimas horas y sólo unos focos del siniestro se encuentran activos.

En la zona, situada a más de 1.900 kilómetros al sur de Santiago, aún trabaja personal de bomberos y de Conaf con maquinaria pesada que son apoyados por aviones.

Carabineros informó que por el incendio fueron afectadas unas tres casas y unas 15 personas se encuentran albergadas en el Liceo de Llico.