La Habana. Las contribuciones del sector privado en Cuba al presupuesto del Estado aumentaron en un 18% en los últimos tres años, después de que el Gobierno impulsara la apertura del trabajo autónomo en 2010, informóla agencia estatal Prensa Latina.

El director de Ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro, dijo a la agencia que ese sector "crece y sus contribuciones aumentan", ya que desde octubre de 2010 hasta el mismo mes de 2013 "su aporte al presupuesto del Estado creció 18%".

Regueiro indicó que el impacto económico de los llamados "cuentapropistas", como se conoce en Cuba a los trabajadores privados, "está en correspondencia con las previsiones que se hicieron sobre la expansión y crecimiento del sector", si bien sus aportes sólo representan por ahora el 2% del presupuesto estatal.

Según precisó, las empresas estatales se mantienen como las mayores contribuyentes al Estado.

La previsión oficial, no obstante, es que los "cuentapropistas" y otras formas no estatales de trabajo, como las nuevas cooperativas de servicios aprobadas este año, continuarán su crecimiento.

Como resultado de esta expansión, el Ministerio de Finanzas y Precios proyecta para 2014 ingresos superiores en un 12% a los recibidos por concepto tributario este año.

Cifras oficiales divulgadas por esa cartera a la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral) la semana pasada señalaron que los tributos del sector privado aportarán en 2014 un 4% del presupuesto del Estado.

La apertura y desarrollo del llamado "trabajo por cuenta propia" forma parte del plan de reformas del Gobierno del presidente Raúl Castro para la "actualización" económica de la isla.

En la actualidad 444.109 cubanos ejercen el trabajo privado, en un país, donde la fuerza laboral asciende a 4,8 millones de trabajadores y la tasa de desempleados es del 3,5%.

En enero de este año el Gobierno implementó una nueva Ley Tributaria con el objetivo de acompañar su "actualización" socialista.

En un país sin cultura fiscal, después de que la revolución de 1959 eliminara prácticamente la política de impuestos, la nueva ley tributaria busca revertir esa situación para respaldar los gastos sociales.