Sala de Inversión. Para cualquier compañía de talla mundial, ser parte del idicador S&P500 es un privilegio, ya que no cualquier empresa es parte de ese selecto grupo.

El índice S&P500 representa a las empresas con mayor capitalización bursátil de los EE.UU. listadas en la New York Stock Exchange (NYSE) o en el Nasdaq, que representan el 80% del capital accionario total del mercado del país. El S&P500 se usa como indicador de referencia para calificar a los administradores de fondos comunes de inversión por su performance y en la mayoría de los modelos teóricos.

Su administración está en manos de un comité de la empresa Standard & Poor´s formado por economistas y analistas, quienes se encargan de llevar adelante su rebalanceo. Este proceso no tiene una periodicidad establecida sino que se lleva adelante sólo cuando las condiciones lo requieran y la entidad controlante lo determina.

Para que una compañía sea incluida se necesita que sea representativa de la industria en la que se desempeña, ser estadounidense, líquida (operar 250.000 acciones por mes en el último semestre), que su capitalización del mercado sea mayor de US$4.600 millones, que tenga al menos cuatro trimestres consecutivos de resultados positivos, que el número de papeles en oferta pública sea por lo menos 50% del total, y cuente con un ratio de volumen anual transado en dólares mayor a su capitalización bursátil.

Los requisitos para su permanencia son estrictos, ya que el comité desea mantener la rotación de las compañías en un mínimo posible. Por eso, las incorporaciones tienen que ser muy cuidadosas y relevantes ya que toda vez que ingresa una empresa su precio se dispara y su volumen con el tiempo se incrementa.

La comunidad financiera le presta mucha atención a este índice por su diversificación y profundidad. Un tercio de los fondos comunes de inversión en acciones estadounidenses posee al S&P 500 como referencia, sin contar muchos otros ETFs hacen lo propio, como el SPDR S&P 500 (SPY) que maneja 160.000 millones de dólares en activos.

Antes de ser listada en este índice, su comité toma en cuenta tendencias de corto y mediano plazo para la compañía y su industria, por eso nunca han sumado a una que haya pasado al menos doce meses cotizando luego de su Oferta Pública Inicial (IPO por sus siglas en inglés).

A su vez cuenta con subíndices como el S&P100, que incluye a las 100 empresas más grandes y estables de su hermano mayor, que además contar opciones para ser negociadas en el mercado. Se asignan las firmas a los mismos rubros que define el Global Industry Classification Standard (GICS): 10 sectores, 24 grupos industriales, 68 industrias y 154 sub-industrias.

Pero las incorporaciones al S&P 500 no son tan raras. En 2013, se sumaron quince empresas, entre las que se destacan Michael Kors (KORS), Delta Air Lines (DAL), News Corp (NWSA), Oil-Services Company Transocean (RIG), y Vertex Pharmaceuticals (VRTX) que remplazaron a Dell (DELL), Sprint (S), J.C. Penney (JCP), Deán Foods (DF), y NYSE Euronext.

En tanto, Facebook (FB) comenzará a formar parte junto a Alliance Data Systems (ADS) y Mohawk Industries (MHK) en enero de 2014 en reemplazo de Teradyne (TER), Abercrombie & Fitch (ANF), y JDS Uniphase (JDSU).

Otra variante que utilizan para sacar a alguna del índice es cuando una empresa compra a otra y es deslistada, como ocurrió cuando Berkshire Hathaway (BRK.A) (BRK.B) se quedó con el control de H.J. Heinz (HNZ).

Otra opción es cuando las firmas violan los criterios restrictivos por lo que son juzgadas y expulsadas. Por ejemplo J.C. Penney vio como su capitalización bursátil cayó de 7.500 millones de dólares a 2.600 millones en apenas dos años y fue removida en noviembre 2013 e incorporada al índice de compañías de mediana capitalización bursátil S&P MidCap 400 Index.

El tercer índice más famoso es el S&P SmallCap 600, con empresas que representan el 3% de capitalización del mercado estadounidense. La particularidad es que deben tener un tamaño de entre 300 y 1.400 millones de dólares.

En forma conjunta, el S&P 500, el S&P MidCap 400 y el S&P SmallCap 600 forman el S&P Composite 1500, que equivale a un 85% del tamaño del mercado bursátil del país. A su vez, los dos primeros componen el S&P 900, y el S&P MidCap 400 y el S&P SmallCap 600 integran el S&P 1.000.