Desde que el Banco Central de Venezuela se hizo cargo de la medición del índice de precios en los años 50, su resultado siempre fue publicado por el organismo casi que inmediatamente después del cierre de cada mes.

Hoy en día el hecho de que pasados 27 días sin que la opinión pública conozca la inflación de noviembre genera incertidumbre, al tiempo que aumentan las críticas hacia la conducción de la política monetaria del BCV.

Analistas resaltan que el desconocimiento de un indicador tan importante para la economía como es la inflación, hace que la toma de decisiones de inversión y consumo se retrasen.

La no publicación del resultado del índice en noviembre se suma a las críticas hacia el BCV sobre su manejo de la política monetaria.