La Coalición de Industrias Camaroneras de Estados Unidos apeló ante la Corte Internacional de Comercio el dictamen que emitió en septiembre pasado la Comisión de Comercio Internacional de ese país (ITC, por sus siglas en inglés), que determinó que no se cobrarán aranceles a la importación de camarones ecuatorianos.

“Ante esta Corte... se deberá determinar si es que ese fallo corresponde mantenerlo o cambiarlo”, dijo José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA).

El ITC derogó el fallo que emitió el Departamento de Comercio de esa nación el pasado 13 de agosto y que fijó al crustáceo ecuatoriano el pago de una tasa de 11,68%, lo que fue apelado por el gobierno de Ecuador, por supuestamente recibir subsidios estatales que abarataban su producción y generaban competencia desleal.

En el caso ecuatoriano, la CNA presentará –probablemente la segunda semana de enero– el argumento de que no existen subsidios o ayudas estatales a la producción o exportación del camarón y, por ende, su participación en el mercado americano no constituye amenaza ni daño material para esa industria camaronera, dijo Camposano. “Hay una serie de fases”, indicó sobre el trámite.

Producción. Esmeraldas, Manabí, Santa Elena, Guayas y El Oro son las provincias vinculadas con la producción y exportación de camarón, que genera, según la Cámara Nacional de Acuacultura, 180.000 empleos.

Ventas. En el 2012 se exportó US$1.273 millones en camarón. Hasta el mes de octubre, la cifra se ubica en US$1.500 millones.