El comportamiento de la inflación este año, aunado a la desaceleración de la economía, hacen prever que en 2014 la demanda de crédito será menor a la que se evidenció este año. Y esta situación conllevará a que la banca invierta más en la compra de títulos valores, ante la dificultad para colocar préstamos, indicó el analista Alejandro Cáribas, ex superintendente de bancos.

“Las entidades financieras tienen que darle rentabilidad a los recursos de alguna forma, por lo que ante una posible desaceleración del crédito veremos a los bancos empapelándose más, aunque obtengan menores ganancias por esa vía”, señaló el experto.

A juicio de Cáribas, la vía más idónea para estimular el crédito sería a través de un llamado al sector privado desde el Ejecutivo para elevar la producción interna. “Es la mejor manera para disminuir el ritmo de importaciones. A la vez es un elemento generador de empleo. Al crear empleo, se genera demanda, y al generar demanda, se estimula el crédito”.