Beijing. La vocera del ministerio de Relaciones Exteriores de China declaró este viernes que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, es "hipócrita" y "carece de escrúpulos" luego de su visita al Santuario Yasukuni.

"Lo que podemos ver es hipocresía, falta de escrúpulos y autocontradicción por sus deshonestas excusas de ayer, así como por sus palabras y hechos del último año", dijo la vocera, Hua Chunying, en una conferencia de prensa diaria en respuesta a las declaraciones de Abe después de su visita al santuario, donde son honrados 14 criminales de clase A de la Segunda Guerra Mundial.

Abe afirmó que los malos entendidos son los causantes de las críticas a las visitas a Yasukuni que se consideran actos de devoción hacia criminales de guerra.

"No es mi intención lastimar los sentimientos del pueblo chino ni coreano", declaró Abe.

La vocera china señaló que "la declaración poco convincente del líder japonés no merece siquiera una refutación".

"Qué hace en realidad mientras habla de moralidad, paz y diálogo?", preguntó Hua, al tiempo que enumeró los intentos de Abe para encubrir la historia de agresión de Japón, reforzar el poder militar de Japón, negar el resultado de la Segunda Guerra Mundial y desafiar el orden internacional de posguerra.

La comunidad internacional tiene toda la razón para estar en alerta y profundamente preocupada por el camino que tomará Japón en el futuro, dijo la vocera.

"Cómo puede una persona así, que carece de voluntad y no está dispuesta a hacer frente a la historia de su propio país, ganar la confianza de la comunidad internacional? Cómo puede hacer que la gente crea que cumplirá un papel de promoción de la paz y de la estabilidad en la región y en el mundo?", cuestionó Hua.

Corresponde al líder japonés decidir si enfrenta y se arrepiente profundamente de su historia de agresión, y verdaderamente "toma la historia como un espejo" para desarrollar una relación "orientada al futuro" con los vecinos asiáticos de Japón, o si continúa el mal proceder llegando muy lejos por el camino equivocado.

"Una causa justa disfruta de apoyo abundante, mientras que una injusta halla poco", indicó la vocera de la cancillería china.

Hua pidió a los líderes japoneses que tengan en mente los intereses nacional y de la gente, así como la paz y el desarrollo regionales, y que muestren responsabilidad en sus palabras y acciones.

China combatirá hasta el final si Japón insiste en desafiar la justicia internacional, la conciencia humana y la línea básica de la relación entre Japón y sus países vecinos, agregó.

La visita de Abe al Santuario Yasukuni ha provocado una gran condena por parte de la comunidad internacional.

El jueves, el ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, citó al embajador japonés en China, Kitera Masato, para presentar una enérgica protesta, y el vocero del ministerio Qin Gang también hizo una declaración para expresar la postura de China luego de la visita de Abe.

La República de Corea señaló en un comunicado que "no puede evitar deplorar y sentirse molesta" por la visita de Abe al santuario, que ocurrió a pesar de las preocupaciones continuas y advertencias de los países vecinos y de la comunidad internacional.

Estados Unidos también expresó decepción porque "la dirigencia de Japón ha adoptado una acción que exacerbará las tensiones con los vecinos de Japón".

Rusia expresó el jueves pesar por la visita de Abe y dijo en un comunicado que algunas fuerzas en Japón tienen una evaluación distinta del resultado de la Segunda Guerra Mundial a la que es compartida por el mundo.