Buenos Aires. El clima de negocios en Argentina se mantendrá con un mínimo crecimiento, en valores similares a los de los últimos dos años, y las empresas prevén inversiones escasas y sólo para subsistir en 2014, según un informe privado difundido este viernes. El reporte, elaborado por la Escuela de Posgrado en Negocios de la Universidad de Belgrano (UB, Buenos Aires, privada), determinó un "mínimo crecimiento" del Indice de Clima de Negocios (INC) este año.

El indicador "acumula dos años consecutivos de un ambiente de negocios muy desfavorable debido a la erosión de la rentabilidad, como consecuencia de la inflación y de las elevadas regulaciones", explicó a esta agencia el responsable de difusión del informe, Diego Caballero.

Según el estudio, el ICN "registró en el último trimestre del año un bajo crecimiento en términos anuales (0,8%). A su vez, en la comparación trimestral, la variación fue positiva en 0,7%".

"El índice se encuentra en un nivel muy bajo desde fines de 2011. En este contexto, es de esperar que las empresas continúen retrasando sus decisiones de inversión", advirtió.

A su vez, el Indice de Rentabilidad Empresarial (IRE) se mantuvo estable (0,3%) en términos anuales.

"Este comportamiento se debe básicamente a que la actividad registraría un crecimiento inferior al 2% durante el último trimestre. En términos trimestrales la variación del índice fue de 2,4%", agregó.

El Indice de Clima Esperado (ICE) registra un leve crecimiento (2,1%) en términos anuales y un crecimiento del 4,1% a nivel trimestral.

"De todas maneras, el valor del índice señala que predomina un nivel de incertidumbre elevado dentro de las empresas", precisó el estudio.

Para el 2014 "se espera que el financiamiento del sector público sea superior al de este año", dijo la UB.

"En este escenario, se estima que la inflación sea levemente mayor a los índices de 2013, que el tipo de cambio oficial se devalúe en niveles cercanos a la inflación real, que se mantengan las presiones sobre los tipos de cambios informales y que la actividad registre un bajo crecimiento", planteó.

Pero "no se puede rechazar un escenario donde se deteriore aún más el comportamiento de las variables macroeconómicas", alertó el reporte.

Con una inflación oficial prevista en 10,8% para 2014, cifra que la oposición y consultoras privadas ubican en más de 27% "se espera que la incertidumbre económica se mantenga elevada".

Esto al menos "hasta que se defina el volumen de emisión monetaria para el sector público, la dinámica de las reservas (del Banco Central) y el nivel de incremento de los salarios para el año entrante".

"Esta última variable las autoridades nacionales no pueden manejar directamente dado que surge de las negociaciones de las paritarias" entre sectores patronales y gremiales.

Así que el clima de negocios se mantendrá en valores similares a los de los últimos dos años, por lo tanto en el 2014 las empresas solo invertirán lo necesario para subsistir, resumió la UB.

El ICN es un indicador macroeconómico, no una encuesta. Mide y cuantifica un conjunto de variables que, combinadas entre sí, representan las condiciones que facilitan o complican la actividad empresarial e impactan, en consecuencia, en la toma de decisiones de inversión productiva y definen el nivel de actividad económica.