El empresario brasileño Eike Batista vendió a la empresa Impala, división de la Trading Trafigura, y a Mubadala, el control que la minera MMX tiene en el Porto Sudeste (terminal portuaria de carga de mineral de hierro en Rio de Janeiro) por US$996 millones. La operación le permitirá a Batista tener mayor liquidez para pagar las deudas y garantiza nuevas inversiones en el puerto.