Este año las páginas informativas venezolanas estuvieron copadas por dos grandes temas. El primer semestre del año se lo llevó la muerte del ex presidente, Hugo Chávez.

A pesar de que el deceso ocurrió en marzo, sus efectos políticos, financieros y sociales aún están latentes.

La segunda mitad de 2013 estuvo marcada por la gestión del presidente Nicolás Maduro -electo en abril- y sus decisiones más emblemáticas, casi todas relacionadas con el sector económico.

La lucha contra la corrupción, la aprobación de la Ley Habilitante, la creación del Órgano Superior de la Economía y las fiscalizaciones a comercios y establecimientos en todo el país, han hecho de 2013 un año eminentemente económico.

Convalecencia y deceso. El comportamiento de la economía venezolana en el primer semestre del año evidencia cómo la incertidumbre generada por la enfermedad del Presidente y su posterior fallecimiento determinaron su curso.

El Producto Interno Bruto entre enero y junio de 2013 solo creció 1,6%, lejos de los resultados del mismo periodo del año anterior cuando el resultado fue de un crecimiento de 5,8%.

El retraso en la toma de decisiones y la poca certidumbre sobre la orientación de la política económica sin Chávez inhibió la acción de los agentes económicos internos y externos frente a la economía local.

El 5 de marzo se anunció a las 4:30 pm en cadena nacional el fallecimiento del presidente Chávez, pero los mercados internacionales ya habían descontado ese evento y el riesgo país se colocó por debajo de los 800 puntos básicos.

Ya este indicador había bajado en febrero con la señal enviada por la devaluación de la moneda, que fue leída por las calificadoras de riesgo como un cambio hacia políticas encaminadas a fortalecer la capacidad de pago de la República.

El decreto del luto nacional golpeó la actividad comercial y productiva del país, ya que los días no trabajados influyeron en la dinámica de las empresas. La excepción fue el comercio informal que se creó alrededor de las manifestaciones de duelo.

La muerte del Presidente obligó a convocar nuevas elecciones, el 14 de abril.

El apretado resultado hizo que el riesgo país subiera hasta cerca de los 900 puntos básicos, experimentando luego retroceso temporal para luego dispararse en junio.

Con la elección de Maduro el equipo económico cambió de mando y fue designado Nelson Merentes al frente de la vicepresidencia para el Área Económica en abril, pero en octubre el cargo lo asume Rafael Ramírez.

En esta nueva etapa, a diferencia de su antecesor, el Presidente reforzó la lucha contra la corrupción, desplegó fiscalizaciones en todo el país y entabló un diálogo con la oposición.

Inflación y desabastecimiento. En el año 2013 se ha registrado un incremento en la escasez y en la inflación.

Hasta el último reporte del Banco Central de Venezuela (BCV), correspondiente al mes de octubre, la inflación acumulada se situó en 45,8% y la anualizada en 54,3%. La mayor de América Latina.

Sin embargo, no se tiene noticia de cuál ha sido el incremento durante el mes de noviembre, pues no se ha publicado el informe que por ley debe darse a conocer en los primeros 10 días del mes.

Con respecto al desabastecimiento, el presidente Maduro intentó aplicar algunas medidas para disminuir las cifras que van en aumento. Al cierre de septiembre se situaba en 21,2%.

El vicepresidente del Área Económica, Rafael Ramírez, reconoció que el principal problema es la poca producción.

“Ahora nuestro pueblo consume más, pero no nos ha acompañado el sector productivo y es un gran reto que tenemos. Hemos logrado satisfacer las necesidades importando masivamente, pero el sector productivo no ha crecido en la misma proporción; por eso, siempre vamos a estar sujetos a presiones inflacionarias”, dijo el también ministro de Petróleo y Minería, en octubre de este año.

Lo que no mencionó es que el Gobierno es responsable de alrededor de 120 plantas industriales. Datos de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cabida) indican que el Estado posee 75% de la capacidad instalada para producir café, 52% en el caso del azúcar, 42% si se trata de harina precocidad y 40% para la producción de arroz.

Devaluación del Bolívar

El 8 de febrero se decretó la devaluación del bolívar.

El nuevo cambio se fijó en Bs. 6,30 por dólar. Desde el año 2011 estaba en 4,30. La medida significó una devaluación de 46,5% de la moneda.

“Venezuela se encuentra en una fase especial de su crecimiento”, afirmó Jorge Giordani, ministro de Planificación en aquella ocasión, a modo de explicación.

Durante su intervención pública, nunca utilizó la palabra “devaluación”, sino que se refirió a ella como “ajuste cambiario”.

Para la fecha, el presidente Hugo Chávez aún no había fallecido, aunque habían transcurrido 62 días de la última vez que apareciera frente a las pantallas del televisor. Justificaron la medida por la perturbación del mercado internacional y la falta de producción interna, entre otras razones.

Fiscalización y precios justos. El 7 de noviembre, el presidente Nicolás Maduro anunció la “ofensiva contra la guerra económica”.

La medida significó desplegar en todo el país supervisiones a comercios, locales, centros comerciales, funerarias, tiendas por departamentos y distribuidoras, con el fin de ajustar precios que respondieran a la realidad de las entregas de dólares preferenciales (de ser el caso) o que estuvieran acordes con las condiciones y los costos de importación.

También se creó el Órgano Superior para la Defensa Popular de la Economía, en la que se incluyó a varios organismos. Al frente del ente está el general Hebert García Plaza. En estos dos meses han efectuado más de 3.000 inspecciones en todo el país.

Ilícitos cambiarios y deuda con aerolíneas. Quien crea la ley, crea la trampa y en el caso del control de cambio ha quedado patente esta frase, luego de que se detectaran algunas irregularidades y delitos relacionados con el otorgamiento de dólares preferenciales.

Se han encontrado seis modalidades de fraude: con divisas para estudiantes, compra y venta de cupos, fraude con viajes ficticios al exterior, declaraciones falsas de boletos aéreos, falsificación de documentos y envíos de remesas. La deuda del Gobierno venezolano con las aerolíneas asciende a $2.600 millones.

Por otra parte, el ministro de Planificación Jorge Giordani advirtió que habían detectado la presencia de empresas de maletín a las cuales se les habían otorgado hasta US$20.000 millones. Supuestamente se lleva adelante una investigación al respecto.

Adiós al Sitme y subasta del Sicad. El 19 de marzo se oficializa la creación del llamado Sistema Complementario de Administración de Divisas de Venezuela (Sicad).

El mecanismo suplantó al Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme).

El 23 de diciembre, el Banco Central de Venezuela divulgó la tasa de cambio del Sicad. Se oficializó un tipo de Bs. 11,30 por dólar que será aplicable a la compra de divisas provenientes del turismo externo y a través de las subastas que son convocadas semanalmente.

La caída libre del Blackberry. El anuncio de fin de año de Blackberry superó todas las expectativas, pero las negativas.

Durante el último trimestre del año, la empresa de telecomunicaciones canadiense perdió US$4.400 millones.

En el mes de septiembre ya habían despedido a 4.500 empleados y fue excluida de la Bolsa de Valores. La diferencia es particularmente llamativa, en comparación con 2007, cuando cada acción llegó a rozar los $150 y la empresa estaba valorada en US$83.000 millones.

Entra en vigencia reforma de la LOT. El 30 de abril se aprobó el nuevo instrumento legal con 554 artículos. Modificaron aspectos medulares en el funcionamiento productivo del país, como la reducción de la jornada laboral semanal y la retroactividad.

El impacto se hizo evidente: ampliación de las prescripciones de las causas laborales, aumento de los días de vacaciones, mejora de la protección de la maternidad con mayor número de días de permiso, inamovilidad casi permanente y regreso de la retroactividad de las prestaciones sociales. También cambió la disponibilidad de algunos servicios, como cajeros, taquillas y horarios comerciales. La presidenta de la comisión laboral de Conindustria, Maryolga Girán, considera que la LOT no estaba diseñada para los pequeños y medianos empresarios, sino para las grandes corporaciones.

Ley habilitante. El 20 de noviembre se publicó en Gaceta Oficial Extraordinaria (número 6. 112) los límites y condiciones de la Ley Habilitante que tendrá a su disposición el presidente Nicolás Maduro durante un año.

El texto legal establece que el mandatario puede dictar Decretos con Rango, Valor y Fuerza en el ámbito de “la lucha contra la corrupción” y “la defensa de la economía”.

Las dos primeras leyes ya firmadas por el Jefe de Estado son: “La Ley Orgánica de Control de Costos, Precios y Ganancias” que aún no ha sido promulgada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Maduro aseguró que apenas esto suceda se dará a conocer para que todos los venezolanos “la defiendan”.

También suscribió la creación de la Corporación Nacional de Comercio Exterior y el Centro Nacional de Comercio Exterior. Sobre la habilitante pesa un amparo en el TSJ.

Corrupción: Bandes y Fondo Chino. Este año estuvo marcado por escándalos de corrupción, algunos de ellos relacionados con convenios internacionales -como el Fondo Chino- y del Bandes.

En el primer caso, el 25 de agosto ocho personas fueron acusadas por el Ministerio Público, al estar supuestamente vinculadas con el desfalco por más de $84 millones asignados al Fondo Chino Venezolano, destinados a planes de producción de alimentos.

La justicia estadounidense señaló a tres funcionarios venezolanos de irregularidades en el manejo de los bonos del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes). María de los Ángeles González, vicepresidenta de la entidad, fue imputada por recibir sobornos.