Sala de Inversión. Este año al paracer cerrará en positivo para el Merval argentino, puesto que acumula ganancias que se empinan por sobre el 86%, y se ubica en el segundo puesto de rentabilidad global entre los principales índices del mundo, superado sólo por el IBC de Venezuela, que crece un 478,19%.

Un cambio en las expectativas de los inversores tras el resultado de las elecciones legislativas de octubre, sumado a la revalorización de la petrolera YPF (YPF) y a las fuertes subidas del sector energético apuntalaron al indicador de referencia de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA) este año, según detallan los especialistas consultados por Sala de Inversión América.

“Para el mercado bursátil argentino, 2013 fue un año bastante positivo. Dentro de las acciones, lo subrayable fue el comportamiento de las energéticas, con Edenor (EDN) dentro de las subidas especulativas del año, aunque ya empieza a retroceder tras las últimas semanas de interrupciones del servicio de energía y las probables multas que recaerán sobre la compañía”, apunta Mauro Morelli, de RavaOnline.

En tanto, Ezequiel Estrada, gerente de la consultora Ficonomics, resalta que “hubieron sucesos importantes relacionados con lo político y lo económico. Por un lado, estuvieron las intervenciones de la ANSeS para bajar la brecha entre el dólar paralelo y el oficial, lo que dejó importantes oportunidades de compra, algo que ocurrió en el primer y segundo semestre. Por otro lado, el resultado de las elecciones legislativas de octubre hizo subir de forma espectacular al mercado accionario e hizo cambiar las perspectivas de los inversores: de la noche a la mañana pasamos a ser vistos con buenos ojos por inversores locales y extranjeros”.

Una fuente del mercado concuerda en este último punto y destaca que “la fuerte subida del Merval se explica por los cambios en las expectativas luego del resultado de las PASO y el alza del tipo de cambio, que hizo crecer a los ADRs y, por defecto, a las acciones. También, por lo barato que estaba el indicador local en términos de dólares".

El índice de la BCBA subió este año casi tres veces más que sus pares de los Estados Unidos, que acumulan un incremento de alrededor del 30% en promedio. Pero, incluso, medido en dólares, creció el 46,70%, su mayor apreciación anual desde 2009, con lo que superó incluso al Nasdaq y al S&P 500.

A nivel regional, se desmarca del brasileño Bovespa, que retrocede un 15,85%; el IPC de México, que pierde un 3,50%; el IGBC de Colombia, que baja un 11,29%; y el IPSA de Chile, que se desploma un 15% este año.

Al 16 de diciembre, la acción con mayor subida anual del Merval era la de Edenor, que acumula un incremento del 358,70%, según un informe del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC).

“Al margen de la subida de Edenor, que fue netamente especulativa de una empresa sobre la cual pesan perspectivas muy complicadas, sin lugar a dudas YPF fue de lo más destacable del año, con ganancias cercanas al 200% anual”, explica Morelli.

El analista destaca que la petrolera local hizo colocaciones de deuda “de forma óptima” y pudo cerrar acuerdos con capitales privados para desarrollar los proyectos de inversión en Vaca Muerta, que es “lo que más pesa sobre el inversor”.

Tras su estatización, que "en principio generó problemas adicionales en torno a cuestiones de seguridad jurídica y el ámbito de negocios, vio imposibilitado explotar el mega-yacimiento por razones evidentes: ni la empresa ni el Estado disponen del capital suficiente. Pero tras los acuerdos con Chevron (CVX), comenzó a revertir su tendencia, al poder contabilizar las reservas de hidrocarburos y potenciar a la empresa petrolera de cara al futuro”, destaca.

Estrada coincide. “Entre las acciones se destaca YPF, porque la empresa logró revertir la abrupta caída de producción, colocar deuda en los mercados internacionales y firmar acuerdos de suma importancia para el sector. Las perspectivas siguen siendo muy positivas en lo relacionado a los no convencionales”, resalta.

En tanto, el estratega de Puente Agustín Trella destaca que, en general, “las acciones argentinas tuvieron un muy buen segundo semestre del año, solventado en algunos casos por los bajos ratios que presentaban frente a empresas similares de la región, o en otros casos, por los buenos balances que venían registrando, como los bancos y el sector de telecomunicaciones”.

La única acción con rendimiento negativo en 2013 fue la de Petrobras (APBR), que perdió el 7,80%, que siguió el movimiento que tuvieron tanto los papeles que se negocian en la BM&F-Bovespa, de Brasil, y sus ADRs en Nueva York.