El ex presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, retornó al Ministerio de Economía (MEF) –luego de su pasaje como subsecretario entre 2005 y 2008– para liderar esta cartera con la “desafío” de mantener las políticas que delineó su antecesor, Fernando Lorenzo, pero también con la necesidad de atacar el mayor problema macroeconómico que tiene hoy el gobierno: el combate a la inflación.

El propio Bergara ha expresado en más de una oportunidad que de la “pintura gruesa” de la economía uruguaya, “la variable que desentona” es la inflación y en particular el riesgo en que se produzca un “desanclaje significativo” en las expectativas” de los agentes privados sobre el comportamiento de los precios a mediano plazo. El Índice de Precios al Consumo (IPC) acumuló una variación interanual a noviembre de 8,51% y se prevé que culmine el 2013 en 8,9%, según la mediana de los analistas encuestados en diciembre por el BCU.

En tanto, asumiendo las presiones inflacionarias actuales y sumando los ajuste de UTE y OSE que están confirmados para enero, el IPC tendría un piso de 9,4% para ese mes. “Espero que el ministro entrante tenga más suerte, capacidad técnica le sobra”, dijo Mujica en una parte del breve discurso que brindó en el acto de asunción de las nuevas autoridades del equipo económico. El presidente dijo que todas las gestiones para armar el nuevo equipo económico las realizó el vicepresidente, Danilo Astori. “Él (por Astori) habló todo este tiempo con Bergara.

¿Por qué? Porque le queríamos dar un mensaje bien claro al país que la línea económica que se venía aplicando se sustentaba”, afirmó Mujica. En tanto, Astori aseguró que las nuevas figuras que integran el equipo económico son “afirmación de continuidad” del rumbo económico que Uruguay “viene siguiendo desde marzo de 2005”. Por su parte, el flamante ministro, Mario Bergara, dijo que “es un desafío enorme porque no es fácil enfrentar la necesidad de dar continuidad a las orientaciones de la política económica”, incluida la “estabilidad en los precios”. Dijo que tanto el gobierno anterior como el actual son “responsables” de la reducción de las vulnerabilidades del país.“Obviamente que un integrante relevante de este proceso ha sido Fernando Lorenzo. Fernando ha entrado y salido del gobierno y de este Ministerio siempre por la puerta grande.

La puerta grande de la ética y la responsabilidad”, afirmó. Bergara estará secundado en el MEF por, Jorge Pogar, quien ocupará el lugar de Alejandro Antonelli en la subsecretaría. “Todo el equipo que está trabajando con Lorenzo lo va hacer con la misma orientación y dirección”, aseguró el nuevo ministro.

Continuidad asegurada. Los expertos consultados por El Observador no prevén un cambio significativo en la conducción y el énfasis que tendrá el Ejecutivo para controlar la presiones inflacionarias con el desplazamiento de Bergara al MEF y la asunción de un técnico, Alberto Graña, como presidente del BCU.

Para el economista Ramón Pampín, el 2014 puede marcar una menor presión del “proceso inflacionario” para la economía doméstica. Recordó que la última ronda de los Consejos de Salarios ya convalidó ajustes reales menores, aunque advirtió que será “clave” si el menor crecimiento de la economía se traslada rápidamente al consumo.En una línea similar, la economista Mercedes Comas de PwC expresó que es claro que hoy el equipo económico ha puesto “énfasis” en el tema de la inflación y que eso se reflejó con el cambio de política al dejar de utilizar la tasa de interés para retomar a los agregados monetarios a mediados de año.

“Lo que se podía hacer (para controlar la inflación) desde la órbita de Economía y el Banco Central se hizo. Hay otros factores más difíciles de controlar que están incidiendo como la indexación y la inercia en los ajustes de los precios”, explicó.Precisamente, en su última disertación que realizó ante la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), Bergara apuntó sobre este punto. “Tenemos sectores concentrados y agentes con poder de mercado. Es difícil desindexar la economía uruguaya, no sólo por los salarios. También por la fijación de precios porque no está nada claro que los precios se estén fijando de manera sistemática en función de lo que es la evolución salarial”, afirmó.

El funcionario consideró que para atacar la indexación de los precios se debe promover la promoción y defensa de la competencia, para transparentar más la información. “El asunto es cómo impulsar y hacer operar más la competencia. Está claro que la cultura de la competencia en Uruguay es bastante débil. Por eso hay que fortalecerla”, sugirió.Por otro lado, para Pampín, dado el contexto de fortalecimiento del dólar ante la política de retiro de estímulos de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), la divisa “no debería ser un problema” para la competitividad de los bienes y servicios exportables. En tanto, Comas añadió que el nuevo ministro de Economía deberá seguir de cerca la evolución del déficit fiscal que se ubica bastante por encima de la proyección inicial que realizó el equipo económico cuando inició su gestión en 2010.