México. México logró fortalecer durante 2013 el diálogo político y la relación con Asia-Pacífico, según un balance hecho por la Secretaría (ministerio) de Relaciones Exteriores (SRE).

En el caso de China, en 2013 los encuentros bilaterales de alto nivel se multiplicaron. La visita del presidente Enrique Peña Nieto a esa nación y la visita de Estado del presidente Xi Jinping a México inauguraron una nueva etapa en las relaciones.

Por medio de una Asociación Estratégica Integral, hoy ambos países proyectan una relación cada vez más consolidada hacia el futuro.

"Este renovado acercamiento permitirá el acceso de productos alimenticios mexicanos de gran demanda al mercado de la segunda economía mundial", destacó la SRE en el informe.

Además, México y China han impulsado la instrumentación de acuerdos novedosos para favorecer el flujo de inversión y promover el turismo, así como la cooperación en los ámbitos académico y cultural.

Con Japón, se dio un decidido impulso a la relación bilateral con la visita que realizó el presidente mexicano a ese país. Los encuentros con el emperador Akihito, el primer ministro Shinzo Abe y legisladores japoneses dan cuenta de la fortaleza de la relación y de la confirmación de su carácter estratégico para ambos países.

La fluida interlocución política y la coordinación en el ámbito de la cooperación, entre otros, legitiman el carácter de México como un país clave para Japón en América Latina y también como su principal socio comercial.

El número de turistas japoneses que visitan México va en aumento; además, Japón será invitado de honor en la edición 2014 del Festival Internacional Cervantino. Ambos países coinciden en su compromiso con el avance de las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

Con la República de Corea, se siguió avanzando en la profundización de la relación bilateral. El presidente Peña Nieto se reunió en dos ocasiones con la presidenta Park Geun-hye, con quien conversó acerca de las perspectivas para mejorar el clima de inversiones y la conectividad aérea, así como la ampliación del diálogo político en foros como el G20, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) y el nuevo espacio MIKTA (conformado por México, Indonesia, la República de Corea, Turquía y Australia).

Por su parte, Corea del Sur ha expresado su voluntad de convertirse en país observador de la Alianza del Pacífico, derivado del interés que despierta dicho mecanismo de integración y desarrollo.

Otro componente de la presencia de México en Asia-Pacífico es la activa participación mexicana en los foros multilaterales de la región. En este sentido, en el mes de abril, el presidente Peña Nieto participó en la Conferencia Anual 2013 del Foro Boao para Asia, celebrada en China.

Es la primera ocasión en que un mandatario mexicano participa en este espacio de reflexión entre líderes políticos, empresariales y académicos de Asia y el Pacífico.

Se trató de un foro propicio para promover entre los empresarios de la región las posibilidades de comercio e inversión que ofrece la economía mexicana y para perfilar a la Alianza del Pacífico como un puente de interacción económica de América Latina con Asia.

Asimismo, México reforzó su presencia en Asia con la participación del canciller José Antonio Meade en la VI Reunión Ministerial del Foro de Cooperación América Latina-Asia del Este (Focalae), en Bali, Indonesia, el único foro asiático-latinoamericano que integra a la mayoría de los países de ambas regiones.

La participación del presidente Peña Nieto en la XXI Reunión de Líderes Económicos de APEC, celebrada en octubre pasado, en Bali, Indonesia, permitió difundir el potencial de las reformas estructurales que recientemente se han aprobado en México para ampliar sus capacidades de inserción en la economía regional y global.