The Economist publicó en su suplemento “El Mundo en 2014” un ránking de 150 países en el que se mide el "riesgo de rebelión", y que ubica a Argentina, Bolivia y Venezuela dentro de los países con mayor posibilidad de sufrir un conflicto –“riesgo muy alto de conflicto”-.

El informe, que es elaborado por The Economist Intelligence Unit (EIU), “empresa hermana” del semanario británico, explica que si bien las dificultades económicas son “casi una condición necesaria para la grave inestabilidad” sólo cuando este problema se combina con un “amplia desigualdad de ingresos, el mal gobierno, los bajos niveles de las prestaciones sociales, las tensiones étnicas y una historia de los disturbios” y hay “una erosión de la confianza en los gobiernos e instituciones” el riesgo de conflicto.

Por su parte, Uruguay, Chile y Costa Rica son los únicos países de América Latina con bajo riesgo de conflicto, según el estudio, categoría que incluye a Estados Unidos, Alemania, Finlandia, entre otros países del mundo. 

El resto de los países de Latinoamérica, como México, Perú, Brasil, entran dentro del grupo de países con “alto riesgo de conflicto”.

En un extremo se encuentran Suiza, Japón, Luxemburgo, Dinamarca, Austria, Noruega, como los únicos países con “muy bajo riesgo de conflicto”. En el otro, los países con “muy alto riesgo de conflicto” son Gracia, Irak, Egipto, Libia, Sudan, Bosnia, Yemen, Zimbawe, entre otros.

Según constata The Economist, “65 países (43%) estarán en un riesgo alto o muy alto de malestar social en 2014” y “para 54 países, el riesgo de inestabilidad es medio” mientras que para los 31 países restantes es bajo o muy bajo. El estudio asegura que “en comparación con hace cinco años, 19 países más se encuentran ahora en las categorías de alto riesgo”.