La Fiscalía de Colombia anunció 13 imputaciones más en el caso Interbolsa, contra importantes ejecutivos de la corredora. La Fiscalía ya había solicitado medidas contra estas personas al considerar que representaban un peligro para la sociedad.

Luego de que este viernes un juez de control de garantías ordenara enviar a la cárcel al ex presidente de Interbolsa, Rodrigo Jaramillo; el principal socio de la comisionista, Alessando Corridori; Javier Tomás Villadiego, Carlos Arturo Neira y Claudia Jaramillo, a los que se imputan los delitos de administración desleal, manipulación fraudulenta de especies, operaciones no autorizadas y concierto para delinquir; el vicefiscal General de la Nación, Jorge Perdomo, indicó que en los meses de enero y febrero se van a imputar a 13 personas más por cuatro delitos relacionados con el desfalco de Interbolsa.

Perdomo señaló que el próximo año se abrirán nuevas investigaciones, no solo por el caso Interbolsa, sino por otros delitos relacionados con fraude al sistema financiero.

La argumentación del juez de control de garantías para enviar a la cárcel a los cerebros de Interbolsa destaca que "las conductas desplegadas por los aquí imputados es gravísima porque tenían experiencia, conocimiento y estudios. Se afectó el patrimonio económico y se afectó la confianza en el sistema de valores, se puso en riesgo la seguridad pública".

El ente acusador consideró entonces que los imputados "se aliaron para realizar actividades delictivas con el fin de enriquecerse a través de la realización irresponsable de operaciones".

En noviembre de 2012, la Superintendencia de Sociedades de Colombia ordenó la reorganización empresarial de Interbolsa S.A., sociedad matriz del Grupo InterBolsa, para proteger los activos y pagar a los acreedores.

En su momento, la Superintendencia de Sociedades explicó que "el proceso de reorganización" era de "naturaleza judicial" y tenía como objetivo "la protección del crédito y del trabajo a través de la conservación de la unidad productiva".

La comisionista hacía parte de un conglomerado de 23 empresas con operaciones en Estados Unidos, Panamá, Islas Vírgenes Británicas y Luxemburgo, además de Colombia.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos aseguró en su momento que, con la intervención y liquidación de InterBolsa, se evitó una crisis en el país.