El diputado y jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, presentó y su "mesa de trabajo federal para plantear soluciones en cada rincón del país", formalizando su aspiración presidencial junto a referentes del peronismo opositor y desmarcándose del PRO, al afirmar que el partido de Mauricio Macri "es una fuerza de derecha focalizada en la Capital".

En un encuentro con 52 intendentes, diputados y sindicalistas, que tuvo lugar en el Club Náutico Albanueva de Benavídez (Tigre), Massa sostuvo ante los medios presentes: “más que una Mesa Nacional, estamos en realidad fijando una agenda de trabajo con los dirigentes que compartimos las preocupaciones”.

“Es importante que planteemos en cada rincón de la Argentina soluciones a los problemas”, sostuvo y destacó que se trata de una mesa “federal con dirigentes de todo el país en la que” se juntan “para repartir tareas y no cargos”.

Consultado por su relación con su ex aliado electoral, el PRO de Mauricio Macri, Massa disparó que “se trata de una fuerza focalizada en la Capital y expresa lo que es la derecha en la Argentina. Nosotros somos una fuerza de centro”.

En la misma sintonía, el intendente de Olavarría, José Eseverri, rechazó los dichos del ex gobernador Ramón Puerta (quien abogó por una fórmula presidencial Massa-Macri) y remarcó que “para 2015 falta mucho y ellos nos quieren correr a la derecha, y nosotros somos una ancha avenida entre extremos”.

El sábado Massa encabezó el encuentro sentado entre el senador Carlos Reutemann y Roberto Lavagna, en una mesa a la vera del Delta y en el que también estuvieron los ex gobernadores Jorge Busti y Mario Das Neves, los diputados Darío Giustozzi, Graciela Camaño, el jefe de campaña Juan José Alvarez -sindicado por Massa ante todos como el armador nacional- y varios de los intendentes bonaerenses del FR.

Entre las presencias con las que Massa buscó federalizar su espacio estaban el intendente de Famatina (La Rioja), Ismael Bordagaray, el ex diputado por Tucumán Gerónimo Vargas Aignasse y el intendente de la capital catamarqueña, Raúl Jalil.

Según informaron dirigentes que participaron de la reunión a puertas cerradas, allí Massa les pidió “poder construir una agenda nacional” con la meta puesta en “el orden, el progreso y el desarrollo”.

Además, los arengó a construir en sus distritos y elaborar propuestas, “para que ante cada visita de Massa, ellos tengan algo que mostrar y haya un bagaje para proponer”.

También dejaron trascender que el senador Juan Carlos Romero -ex candidato a vicepresidente de Carlos Menem en 2003- llamó durante su exposición a “salir del recinto de las Cámaras (del Congreso) para trabajar en la agenda de la calle”.

Mientras que el senador Reutemann expresó su preocupación por “la presión impositiva del Estado” y opinó que “la gente trabaja para pagar los gastos del Estado".

Luego de la reunión, Lavagna señaló ante los medios la necesidad de “formular una agenda de temas y alternativas” y reiteró su consideración de que el gobierno está practicando un “Rodrigazo” por presuntos “ajustes de las variables económicas”, basado en que se busca “implementar en las paritarias un tope del 18%”.

Sin embargo, consultado sobre el origen de su denuncia sobre el tope del 18% para las paritarias por parte de la Nación, se limitó a citar “trascendidos periodísticos”.

Tras el encuentro -que fue adelantado por Télam el miércoles pasado-, la idea de la cúpula massista es frenar la actividad partidaria hasta dentro de diez días, cuando comenzarán las actividades en clave proselitista focalizadas en la Costa bonaerense y Villa Carlos Paz, con Massa vacacionando en familia y haciendo base en Pinamar.