Ciudad de México. Excelsior.com.mx. El 2013 cimbró a muchas empresas y hasta entidades federativas que se declararon en bancarrota o estuvieron a punto de quebrar.

La crisis económica impactó al mundo entero, desde Europa, pasando por Estados Unidos y desde luego México.

En octubre, el mundo entero volteó a ver a Estados Unidos debido a que estaba en peligro de bancarrota, el principal problema era que no llegaban a un acuerdo en el Congreso para elevar el techo de deuda.

Pasaron semanas de duras negociaciones en el Congreso hasta que finalmente se logró llegar a un acuerdo y reestablecer la actividad en las instituciones de esa nación.

Otro caso que cimbró a millones de personas ocurrió en el mes de julio cuando el estado de Detroit se declaró en bancarrota.

En Europa siguió la crisis económica en varios países, España no se salvó del azote de este mal, miles de personas sin trabajo se fueron del país y en mayo se anunciaba que hasta 30% de las empresas se declaraban en quiebra.

No sólo los gobiernos experimentaron el sabor amargo de tener que recurrir a la quiebra o bancarrota, a principios de octubre la Ópera de Nueva York anunció que iniciaría un proceso de bancarrota.

Un caso ya conocido en este terreno tiene que ver con la empresa Kodak, en este caso, la empresa dejó atrás su peor momento y empezó a surgir después de tocar fondo en 2012

Casi a principios del año, la editorial de Reader's Digest se acogió a ley de bancarrota en Estados Unidos

El mundo de los videojuegos no quedó ajeno al tema; Sega compró Atlus tras darse a conocer una declaración de bancarrota de la firma Index Corp.

En México, la aerolínea Mexicana de Aviación ha tenido tantas bajas que en abril se preveía que la firma se declararía en quiebra.

Finalmente, las instituciones gubernamentales en el país azteca no quedaron lejos de este tema, por eso a mediados de septiembre se destacaba que las pensiones estaban prácticamente quebrando al IMSS, ISSSTE, Pemex y CFE.