La Secretaría de Defensa ha turnado al Congreso Nacional, para su aprobación, un contrato para el mantenimiento y reparación de los aviones F-5 y demás flota perteneciente a la Fuerza Aérea Hondureña.

Este extremo lo confirmó el titular de esa Secretaría de Estado, Marlon Pascua Cerrato, quien dijo que una empresa israelita se hará cargo de la reparación de estos aviones si el Congreso Nacional aprueba el proyecto.

El funcionario no reveló el monto de la inversión y aclaró que el Congreso decidirá con qué fondos será financiado este proyecto.

Días atrás se informó que los aviones serían reparados con fondos de la tasa de seguridad, sin embargo, posteriormente, fuentes ligadas al Comité Técnico, afirmaron que no había una decisión para sacar fondos del “tasón”. Y es que el “tasón” fue concebido para apoyar las actividades en materia de seguridad ciudadana y no para financiar estrategias de carácter eminentemente militar.

La habilitación del equipo aéreo militar servirá para equilibrar las fuerzas a nivel centroamericano, ya vimos en El Salvador y otros países que están invirtiendo en la compra de aviones y Honduras no puede quedarse rezagado, expuso Pascua.

Honduras ha mantenido supremacía en aviación en comparación con el resto de países de la región, especialmente Nicaragua y El Salvador, con los que ha tenido históricos roces fronterizos. Pero Nicaragua y El Salvador poseen más hombres en armas y equipo bélico de tierra, por lo cual se considera que se mantiene un equilibrio militar en la región.

La compra de los aviones por parte de El Salvador se ha visto con preocupación en Honduras, sobre todo porque desde septiembre del presente año El Salvador arreció los reclamos de propiedad de un estratégico islote conocido como Conejo, en el Golfo de Fonseca, compartido también con Nicaragua, en la costa del el Pacífico. Honduras ha mantenido supremacía en aviación en comparación con el resto de países de la región, especialmente Nicaragua y El Salvador, con los que ha tenido históricos roces fronterizos. Pero Nicaragua y El Salvador poseen más hombres en armas y equipo bélico de tierra, por lo cual se considera que se mantiene un equilibrio militar en la región.

Por razones estratégicas, Pascua se negó a revelar más detalles de este contrato con la empresa israelí, que se encuentra en proceso de dictamen por una comisión especial integrada por diputados de las áreas de Defensa y Presupuesto, el que posiblemente será aprobado en las sesiones del mes de enero.

La flota de aviones de la FAH data de hace años y sería lamentable que por falta de mantenimiento se vayan a perder estos aparatos que, de acuerdo a los estudios realizados, tienen arreglo y existen los repuestos en el mercado de la aviación internacional, expuso el secretario de Estado.

Pascua indicó que en este período de gobierno “hemos hecho un trabajo permanente para elevar a las Fuerzas Armadas a un nivel de operaciones para que pueda enfrentar las amenazas tradicionales y no tradicionales que tiene la institución”. En este caso, se han fortalecido las Fuerzas Armadas tanto en la infraestructura militar como también recuperando el equipo de la institución y apoyando mucho lo que es la formación y la capacitación de sus miembros.

Capacidad. Sobre el tema, el secretario general del ministerio de la Presidencia, Roberto Zacapa, dijo recientemente que es necesario que Honduras invierta en su equipo de combate aéreo para conservar el equilibrio militar en Centroamérica.

Zacapa sostuvo que “no hay necesidad de adquirir más aviones, sino darle mantenimiento a los que ya tenemos, es por eso que tenemos pendiente la aprobación de este contrato que se ha suscrito con una compañía israelí que nos ha ofrecido reparar estos aeroplanos”.

Según Zacapa, “el Estado tiene que realizar estas inversiones, por ejemplo, en radares que Honduras necesita, porque recordó que el país no tiene actualmente el servicio de antenas porque dependíamos de la ayuda de naciones amigas que nos proporcionaban este servicio”. Agregó que cuando estos países decidieron no prestar el servicio, como se dio durante la crisis de 2009, esta ayuda fue suspendida.

“Entonces surge la idea de invertir en radares y la tasa de seguridad es una de las opciones para poder comprar estos artefactos que nos ayudarán a identificar todas aquellas avionetas que ingresan al país de manera ilegal, sin reportarse ante Aeronáutica Civil”, apuntó.

Según las autoridades de las Fuerzas Armadas, los tres radares adquiridos por un monto de alrededor de US$30 millones podrían arribar al país a finales del mes de enero, para fortalecer las acciones de combate al narcotráfico.

En crisis capacidad de combate de la FAH. En la actualidad la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) cuenta con un total de nueve aviones supersónicos de combate F-5. De estas aeronaves, apenas cuatro están en condiciones para operar, mientras que el resto permanece fuera de servicio.

Los F-5 son aviones de combate supersónicos ligeros, diseñados y fabricados en Estados Unidos, que han sido utilizados en tareas contra el narcotráfico en el país.

Las aeronaves F-5 han puesto a Honduras en el primer lugar en cuanto a capacidad de combate aérea a nivel de Centroamérica. Además de los F-5, el gobierno ha venido trabajando en gestiones para recuperar la flota de aviones Tucano T-27 que fueron adquiridos en Brasil en los años 80 y que han servido para el adiestramiento de pilotos y también acciones contra el narcotráfico. Además de los aviones F-5 y Tucanos T-27, la FAH posee aviones A-37, Cesna 182, Casa C-101, Cesna 310, además de helicópteros Bell 412 y UH-1.