El presidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Enrique García, comprometió 200 millones de dólares de crédito a Bolivia para la construcción de los escenarios deportivos para los Juegos Sudamericanos 2018, anunció hoy el mandatario Evo Morales.

"La CAF no se hace ningún problema de apoyarnos para infraestructura deportiva en el departamento de Cochabamba que se necesitará en los Juegos Sudamericanos", afirmó Morales a los medios de prensa tras sostener una reunión de organización con el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, el alcalde de Cercado, Edwin Castellanos, y delegados de la Asamblea del Deporte.

Según Morales, el compromiso surgió en una conversación telefónica que tuvo hace unos días con el titular del CAF que fue aprovechada para solicitarle la cooperación, bajo el conocimiento de que el organismo internacional financia a Brasil en la construcción de campos deportivos.

Además Morales informó que en la reunión que tuvo por más de dos horas con las autoridades de Cochabamba se habló de 'decisiones políticas' importantes, al margen de deseos y sueños que deben tomarse en la preparación de los Juegos Suramericanos.

El objetivo está dirigido a establecer cómo "desde Cochabamba dar una buena imagen a toda Bolivia con las tareas de organización y la movilización para recibir con mucha hospitalidad a los visitantes".

El proyecto inicial para postular a Cochabamba "desde el sábado 14 de diciembre sede de los XI Juegos Sudamericanos (Odesur) 2018" no contemplaba la construcción de una villa para el alojamiento de las delegaciones; sin embargo, una vez que recibió las recomendaciones tras la visita de una comisión de inspección de la Organización Deportiva Sudamericana, el gobierno definió que sean dos, además de nueva infraestructura para diferentes disciplinas deportivas.

Tras la Asamblea de la Odesur en Río de Janeiro, Cochabamba es oficialmente sede de los Juegos luego de ser elegida por unanimidad después de que Venezuela, una semana antes, y Perú, el mismo día de la nominación, retiraran las candidaturas de Puerto de la Cruz y Lima, respectivamente.

Los Juegos Odesur, que se llevarán a cabo en Bolivia después de 40 años, tras la primera edición de 1978 (La Paz, Cochabamba y Santa Cruz), serán de lujo con las dos villas, una en Cochabamba y otra en el trópico, y una fuerte inversión hasta de US$500 millones si son necesarios, destinada a unos 33 escenarios, entre nuevos y refaccionados.

De entre todos los reductos la mayoría ya está construida (23 en total), y de ellos cuatro serán renovados, además implementados con material deportivo. Otros cinco están en plena edificación y de cinco los trabajos todavía no se han iniciado.

Todas esas instalaciones albergarán un total de 46 disciplinas, en la que se incluye el ráquetbol, que no está dentro el programa de Odesur, y se espera que se añadan otros cuatro: pelota a frontón, squash, billar y ajedrez, para los cuales tres reductos ya están construidos y uno está a la espera de su aceptación para comenzar con la edificación del mismo.

En el documento de presentación, Bolivia asumió el compromiso de invertir cerca de US$250 millones; sin embargo, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, quien fue parte de la comitiva boliviana para realizar las gestiones previas a la elección, confirmó que el Ejecutivo está dispuesto a invertir el doble.