Bruselas. Bélgica cierra 2013 con un nuevo récord de quiebras empresariales con 12.306 compañías en concurso de acreedores, 11% más que el año precedente, informó este martes el diario belga "La Libre" en su edición digital.

Las quiebras han supuesto la pérdida de 27.912 puestos de trabajo en total, un número jamás visto antes, de acuerdo con la oficina de información comercial Graydon.

Solamente en diciembre se ha registrado un récord de 1.109 quiebras, un aumento de cerca del 20% con respecto al mismo mes de 2012.

Las cifras significan que una de cada 80 empresas activas ha solicitado el concurso de acreedores este año, frente a una de cada 82 en 2012.

La quiebra más importante se produjo el 30 de agosto, cuando la cadena de congelados O'Cool, que ocupaba a 260 personas, cerró sus puertas.

Si en 2012 la mayoría de las quiebras de las 11.052 se produjeron en Flandes, este año estuvo marcado por una clara ralentización de empresas fallidas en esa región y un incremento en las regiones de Valonia y Bruselas.

No obstante, se han vuelto a batir récords en las tres regiones, según los datos de la oficina de información comercial.

En Flandes una empresa activa entre 98 ha quebrado en 2013, frente a una entre 80 en Valonia y una sobre 45 en Bruselas.

El número de sociedades que han tenido que cerrar asciende a 6.154 en Flandes (el 50% del total), a 3.412 en Valonia (27,73%) y a 2.666 en Bruselas (21,66%).

El de la hostelería y la restauración fue el sector más afectado con 2.193 empresas en concurso de acreedores (7,9% más), junto con el de la construcción (2.121 casos, 19,3% más).

Para el primer semestre de 2014 Graydon no espera que se revierta fundamentalmente la tendencia, de acuerdo con "La Libre".